Guadalajara, Jal. Mx., // //
Marce, cáncer de mama a los 26 años y cien por ciento superado
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Marce, cáncer de mama a los 26 años y cien por ciento superado

Marcela Casillas es todo un ejemplo. Lo es porque a los 26 años tuvo cáncer de mama, con lo que se comprueba una vez más, que no es del todo cierto aquello que dicen las fuentes oficiales que se empieza a presentar en personas mayores de 40 años.

 

Además, las fuentes oficiales siempre dicen que el cáncer de mama es cosa de mujeres, pero es un padecimiento que no tiene género y que tampoco tiene palabra.

 

Marce, como se le conoce de cariño, dio ejemplo de una actitud maravillosa, realmente extraordinaria, que le ayudó en mucho a superar la enfermedad. Cualquier tipo de cáncer sólo se cura con los tratamientos médicos adecuados, pero tener una mente abierta y positiva, fue punto vital en el éxito de su proceso.

 

En charla con Axópolis.com, Marce expresa desde el fondo de su alma -ella es una persona muy humana- cómo vivió el proceso, desde que se enteró de su enfermedad, hasta el momento en que tocó la campanita de que el cáncer había abandonado su cuerpo. Se agradece infinitamente que haya permitido dar a conocer su caso.

 

Conocí a Marce -y ya voy a hablar en primera persona, cosa que en periodismo no se permite, pero este caso lo merece- cuando ambas recibíamos nuestros tratamientos de quimioterapia. Ella fue el ejemplo a seguir entre las casi 20 que estábamos en la sala. Siempre sonriente, con su cabeza rapada y siempre bella. Lo fue también ante su mamá y su hermano. Es como se dice coloquialmente “una mujer echada pa´delante”.

 

Seguimos con el contacto y por tanto, pude ver cómo le costó trabajo conseguir un nuevo empleo -eso del cáncer ya superado, todavía es un punto que desgraciadamente y contra la ley, muchos ven mal- pero es algo que ya logró. Otra prueba superada. Estudió Comercio Exterior en la Universidad de Guadalajara.

 

- ¿Qué significó para tí saber que tenías cáncer de mama al ser tan joven?

Significa diferentes cosas. Una de ellas es -y la más importante- tener una nueva vida, un nuevo comienzo en el cual me animo a hacer más de lo que me había imaginado antes del proceso. También creo que ahora tengo esta hermosa oportunidad de seguir haciendo mas por mujeres que están en proceso, y alentar a cada mujer que conozco a hacerse sus chequeos con la regularidad que lo recomiendan los médicos; ellos luchan día a día con la ignorancia y su objetivo es lograr que más y más personas lleguen por un tratamiento preventivo, que en mi opinión sería lo óptimo.

 

- ¿Qué actitud o qué cosas fueron las que te ayudaron a salir adelante?

Lo que me funcionó fue el ser abierta de mente y escuchar las opiniones de diferentes médicos. Fui objetiva con lo que creí que funcionaría para mi, y siempre estuve positiva. Seguí con mi vida a pesar de las complicaciones que implica estar en un tratamiento oncológico y siempre me rodee de personas que querían verme bien.

 

- ¿Cómo te diste cuenta que tenías cáncer de mama?

Fue alrededor del mes de mayo, me acosté boca abajo y sentí un bulto en mi seno derecho, situado detrás del pezón. Tenía 26 años, fue confirmado cáncer el 13 de diciembre del 2016, unos meses después de haberlo sentido por primera vez.

 

- ¿Te sorprendiste por ser tan joven?

Así es, sabía que existían diferentes tipos de cáncer, pero nunca creí que a mi edad se podia presentar un cáncer de este tipo. Siempre creí que era a mujeres mayores de 40 o con antecedentes familiares.

 

- ¿Que decisiones tomaste?

 Tuve que tomar muchas decisiones fuertes en poco tiempo, como el ver donde me atendería, también informarme y verificar con mis médicos que la información que leía o veía fuera la correcta, la pérdida de peso, de fuerza física, de amistades y familia. Aunque también recibí demasiado apoyo por parte de la empresa en la que trabajaba al momento de ser diagnosticada, de amigas que después se convirtieron en hermanas y de todo el equipo médico que COI (Centro Oncológico Internacional) me ofreció.

 

- ¿Cómo viste el tema laboral?

Uy! Esta si está difícil, lamentablemente existe mucha discriminación para personas que tuvieron o aún tienen una enfermedad no transmisible como es el cáncer. A mi me costó muchísimo volver a la vida laboral, hasta que un amigo dueño de una agencia de viajes me ofreció medio turno en su equipo administrativo y ahora una Aerolínea, fue con los únicos que no sentí que me pusieran trabas al saber que soy paciente en remisión.

 

- ¿Crees que falta apoyo e información?

 Si, definitivamente falta apoyo. Las empresas o empleadores deberían informarse acerca de cómo es el proceso de una persona en situación de cáncer o remisión. Creo que debería haber un programa que apoye a esta causa, ya que en el Congreso de Cáncer al que pude asistir me di cuenta que no era la única con este problema, diferentes personas, mujeres, hombres con diferentes diagnósticos estaban teniendo este tipo de discriminación.

 

 -¿Qué consejo ofreces y que deberían hacer las autoridades en el tema?

Que busquen la forma de que la información llegue a todos, y que se promueva los tratamientos preventivos.

 

 - ¿En dónde te atendiste?

Me atendí por medio de Seguro Popular en COI Guadalajara y mi cirugía fue gracias al Dr. Jaime Corona quien es cirujano oncólogo y la Dra. Celina Kishi presidenta de la fundación DAR. Ahora a dos años de declararme libre de células cancerosas, puedo decir que me siento más confiada, soy más responsable respecto a mi salud y tengo muchas ganas de VIVIR.