Guadalajara, Jal. Mx., // //
Carlos del Río Madrigal, construye acciones para lograr una mejor sociedad
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

De niño soñaba con ser astronauta, cuando creció un poco más, supo que no era precisamente lo que en realidad quería. Ir con su papá, Don Carlos del Río, a las obras que realizaba como ingeniero civil, definió de alguna manera su vida profesional: convertirse en constructor.

 

Era emocionante acompañarlo, dice en entrevista con Axópolis.com, Carlos del Río Madrigal, actual presidente de la delegación Jalisco de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

 

Jugaba en la arena a hacer callecitas y carreteras”, dice con una sonrisa tras recordar esos tiempos en que acompañaba a su padre, que por cierto es la persona que más admira, sobre todo por ser un hombre íntegro, que le enseñó la importancia de la honestidad y el valor del trabajo.

 

Carlos del Río Madrigal es ingeniero civil egresado del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, cursó un diplomado en Alta Dirección de Empresas en el IPADE (AD2), donde forjó sus habilidades directivas y de liderazgo.

 

Cursó el Programa de Liderazgo de Negocios en Harvard Bussines School titulado Leading Global Growth Through Innovation

 

Actualmente es Director general de la empresa Pavimentos Industriales y Urbanizaciones S.A. de C.V., fundada en 1979 por su padre y dentro de la cual desarrollan obra pública y privada en el sector de infraestructura urbana y carretera.

 

Comenzó a participar activamente en la Cámara Mexicana de la Construcción hace 23 años y desde 2011 participa en los comités directivos. En el periodo 2017 – 2020 se desempeñó como Secretario de CMIC Jalisco, periodo en el que destacó por pugnar en la correcta aplicación de las leyes y códigos vigentes, el desarrollo de proyectos innovadores, la integración de los grupos de trabajo y el seguimiento para la aplicación de métodos de gestión de calidad en las empresas.

 

Dijo que su llegada a la cámara, concretamente a la presidencia, fue coyuntural, entre la excelencia por el desempeño profesional, su anhelo por un sector unido y en crecimiento, así como lograr un Jalisco y un México mejor para sus hijos y para todos los ciudadanos, las cosas se fueron dando.

 

Difícil ser empresario

 

Reconoce que sí es difícil ser empresario. Todos los días hay pruebas, todos los días hay retos. Afortunadamente le gusta lo que hace y también la adrenalina por lograr nuevas cosas.

 

En sus ratos libres, desgraciadamente a últimas fechas ya menos, le gusta desde luego estar con la familia, pero también disfruta mucho pasear en bicicleta por el bosque la Primavera y hacer kitesurf.

 

Se trata de un deporte de deslizamiento que consiste en el uso de una cometa de tracción (kite, del inglés), que tira del deportista (kitesurfista) por cuatro o cinco líneas, dos fijas a la barra (de dirección), y las dos o tres restantes (de potencia) pasan por el centro de la barra y se sujetan al cuerpo mediante un arnés, permitiendo deslizarse sobre el agua mediante una tabla o un esquí acuático sobre tabla (wakeboard) diseñado para tal efecto.

 

Se pueden practicar varias modalidades; saltos y maniobras (estilo libre), regatas entre boyas (race) y surf en olas (surfkite).

 

Este deporte es su gran pasión. Lo compara precisamente con algunos retos que se presentan en la vida, que aunque son algo extremos, hay ese ímpetu de salir adelante.

 

Libros que lo han marcado

 

Todos en la vida hemos leído algunos libros que han dejado huella. Para Carlos del Río Madrigal, el primero de ellos es Viaje al Centro de la Tierra que leyó cuando cursaba la educación primaria. En donde también sus protagonistas se enfrentan a retos grandes en el camino a su meta.

 

El segundo de estos libros se titula MOMO, el cual lo leyó en su adolescencia. Momo es una novela escrita por Michael Ende, publicada en 1973 y subtitulada Los caballeros de gris o Los hombres de gris. Trata sobre el concepto del tiempo y cómo es usado por los humanos de sociedades modernas. También trata de la estafa, porque los hombres de gris quieren engañar a hombres humanos pues ellos viven de su tiempo. Así que los hombres de gris estafan a los humanos con cifras de tiempo.

 

El tercero y último, muy importante para él, es Los Pilares de la Tierra. Es una novela que describe el desarrollo de la arquitectura gótica a partir de su precursora, la arquitectura románica, y las vicisitudes del priorato de Kingsbridge, en contraste con el telón de fondo de acontecimientos históricos que se estaban produciendo en ese momento. Habla del gremio constructor y ese también fue una enseñanza.