Guadalajara, Jal. Mx., // //
Leonardo Placencia Enríquez, pilar de AFAMJAL y del empresariado jalisciense. (Parte 3)
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Leonardo Placencia Enríquez, pilar de AFAMJAL y del empresariado jalisciense. (Parte 3)

En las entregas anteriores, hemos conocido la actividad industrial y comercial de Leonardo Placencia Enríquez, pero durante muchos años él se ha movido en las esferas de los organismos empresariales y ha sido un jugador importante en las decisiones que transformaron completamente la industria de Jalisco, como la edificación de Expo Guadalajara, de esto hablamos con Don Leonardo en esta tercera y última entrega

- Ya nos ha narrado su paso como industrial y comerciante en el sector muebles, pero usted se significó por ser uno de los más activos empresarios en la formación de diversos organismos ¿cómo empezó esa parte de su actividad empresarial?

- Por lo que toca al sector mueblero, siendo yo promotor de la asociación, me empecé a reunir con otros industriales del ramo por una cuestión que entonces existía, el monopolio de aglomerado, en aquella época no existía el hoy llamado MDF, el aglomerado empezaba a posicionarse fuertemente en la industria del mueble, ese monopolio hacía lo que quería con tiempos de entrega, costos, precios, con todo absolutamente y además había un cierre de fronteras para cristal y vidrio.

- Y esos eran obstáculos para la producción.

- Si y nos afectaba mucho, además el sector mueblero entre sí no nos conocíamos mucho, empezamos a trabajar en eso, era importante reunir a los fabricantes pero repito, no nos conocíamos mucho.

- Usted ya tenía la experiencia de haber sido presidente de CAREINTRA.

- Fui presidente en dos ocasiones, la primera en 1972 y todavía no existía la sección de muebles, se creó después, así que en el sector realmente no había nada, la forma en que captamos  a los industriales, fue a través del directorio telefónico, muchos nos tildaron de locos “puro rollo, pura política”, nos costó trabajo contactar a la gente y poco a poco nos fuimos reuniendo, hicimos la primera asamblea, me nombraron presidente fundador y de ahí para adelante.

- Puede decirse que fue el inicio de su desempeño en los organismos empresariales.

- Si el irte moviendo en los organismos empresariales te va dando experiencia, en aquella época la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia estaba muy bien organizada, muy bien estructurada, fuerte, con una muy buena membresía, fue el primer organismo empresarial en el que participé, como socio, empecé a conocer gente, llegué a directivo, luego a presidente local, a presidente nacional, a presidente para Latinoamérica, me tocó realizar varios congresos y después me involucré en la Cámara de Transformación, fui presidente de CAREINTRA, me tocó comprar el edificio de Washington en forma conjunta con la Cámara Alimenticia.

- ¿Cómo se dio la edificación del edificio de Bruselas?

- El terreno se compró siendo presidente Carlos Real Castro y en mi segunda etapa como presidente me tocó construirlo, que fue como en 1982 algo así, fui también presidente del Consejo de Promoción Económica de Jalisco, pedí que no se considerara un puesto político, que no tuviera sueldo y teníamos solo una pequeña oficina y una secretaria, tuve también la oportunidad de ser presidente de Expo Guadalajara, presidente de Empresarios y Dirigentes, etc.
- ¿Qué le significó ser presidente de AFAMJAL?

- Yo diría que fueron dos aspectos yo le aporté mucho a AFAMJAL en el arranque y AFAMJAL me ha aportado mucho en la experiencia de vida, en el transitar este camino; en el primer año elucubramos, ni siquiera era todavía un sueño, realzar una exposición de muebles, no sabíamos realmente como se manejaba, no la pudimos realizar en ese primer año, pero al siguiente ya se empezó a configurar y luego llega lo que sería la primera exposición en el estacionamiento de Plaza del Sol, fue hace 36, 37 años tal vez cuando arrancamos con la expo.

- Ese puede decirse que fue un parteaguas no solo para AFAMJAL sino para la  industria en general.

- Si, porque no había un lugar adecuado para hacer exposiciones, los joyeros y los zapateros ya hacían exposiciones en hoteles, pero hacerla en el estacionamiento de Plaza del Sol fue todo un reto, desde alfombrar los andadores, las rampas del estacionamiento, porque está en declive; meter luces, baños, telefonía, mamparas, restaurant. Fue realmente una odisea.

- ¿Cuántas exposiciones se realizaron ahí?

- Tres o cuatro pero tomamos la decisión de que había que hacer algo, surge en una reunión de Consejo Directivo en el viejo Club de Industriales en donde sesionábamos y ahí conocimos la noticia de que Guillermo Vallarta Plata se candidateaba para presidente municipal de Guadalajara, hicimos contacto para presentarle el proyecto, le planteamos dos cosas, un terreno del Ayuntamiento y un posible financiamiento y así nació ya el concepto, Vallarta Plata fue un factor muy importante para el proyecto de Expo Guadalajara.


- Hay una historia legendaria de cómo se consiguió el terreno.

- Si con la empresa Blancal, tenían 120,000 metros cuadrados, que era realmente un potrero, los estudios que se hicieron señalaban que ése era el mejor lugar y le comenté al comité promotor,”lo vamos a conseguir gratis”, que contestaron jocosamente con una grosería, fuimos a México les planteamos que nos interesaba una parte del terreno, pero no venimos a comprarlo, venimos a que nos lo regalasen, así se la planteamos, ya te imaginarás la reacción, pero expusimos el proyecto, les dijimos que queríamos la mitad obsequiada, la plusvalía para ustedes se va triplicar en cinco años, fue motivo de muchas negociaciones y al final lo conseguimos regalado.

- Pero ahí necesitaba infraestructura.

- Si, había tres condiciones, que se abriera Av. De las Rosas, que el Ayuntamiento no les cobrara licencias por lo que hicieran ellos en sus 60,000 metros que les quedaban y que el Centro de Exposiciones estuviera terminado en un máximo de dos años, todo un reto. Lo negociamos con Guillermo Vallarta Plata y nos ayudó y antes de terminar su gestión se logró a marchas forzadas, yo estuve en el Comité de Construcción y estuvimos muy al pendiente del proyecto, la construcción, etc. después ya como presidente me tocó hacer una ampliación importante.

- Y vendría la parte más importante, la recaudación de fondos, entre particulares y gobiernos estatal y federal.

- Nos costó mucho trabajo, yo era presidente de la Confederación de la Industria Mueblera, me tocó viajar por toda la república invitando a los industriales a comprar certificados de aportación, por supuesto en AFAMJAL haía mucha expectativa por las exposiciones, el capital semilla inicial lo dio AFAMJAL.

- Finalmente, ¿Qué significa actualmente AFAMJAL para la industria mueblera y hacia dónde se están moviendo ante los nuevos retos del mercado?

- Hoy por hoy, AFAMJAL es una organización muy sólida, muy reconocida, se ha consolidado fuertemente en su operación y particularmente en sus exposiciones, creo que tiene un buen futuro, respetando el objetivo real para el cual fue concebido, que es mayoreo, que es fortalecer al sector industrial del mueble, apoyar al industrial, capacitación que es muy importante. Justamente en estos momentos, el Consejo Consultivo y Patrimonial de AFAMJAL, que somos los expresidentes, tengo ahorita el gran gusto y satisfacción de ser el coordinador, estamos realizando un plan de trabajo, un proyecto realmente de mediano y largo plazo, hacia donde debemos enfocarnos, la expectativa es buena, el factor humano es muy sólido y los resultados son hasta ahora muy positivos.