Guadalajara, Jal. Mx., // //
Jaime Pedroza, con su empresa honra a su madre y a su pueblo
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

Las historias de éxito empresariales tienen tantos matices, pero uno tan especial como Endeditex no se encuentra fácilmente. Jaime Pedroza Hernández la fundó aproximadamente 30 años, con ello cumplió uno de los sueños más anhelados de su mamá, doña Francisca Hernández Pérez (de feliz memoria) y también honra a su pueblo, Encarnación de Díaz, en los Altos de Jalisco.

 

ENDEDITEX significa Encarnación de Díaz Textil y a donde quiera que sus productos llegan, también lo hace la esencia de su lugar de origen, donde prevalece la gente trabajadora, honrada y de gran corazón.

 

Su madre, quien falleció cuando Jaime Pedroza tenía solo 14 años de edad, fue quien les inculcó ser emprendedores, salir adelante en lo que emprendan y no desistir. Ella se dedicó gran parte de su vida a la comercialización de ropa y su sueño -no logrado en vida- era tener una empresa fabricante de ropa.

 

Ahora el sueño de su madre se cumplió y además con una empresa exitosa, especializada en ropa infantil y que está presente en toda la república y también en importantes empresas departamentales. Una de ellas es Coppel, dice Pedroza Hernández en entrevista con Axópolis.com.

 

Industrial Distinguido

 

Este empresario, quien aparte de saber de negocios, demuestra en todo momento su gran sensibilidad humana, fue elegido por la delegación Jalisco de la Cámara de la Industria del Vestido (Canaive), como el Industrial Distinguido del Año, premio que entrega el Consejo de Cámaras Industriales y que esta vez lo hará el 11 de septiembre próximo.

 

Su empresa genera 100 empleos directos, pero algo también no muy común, es que da empleo indirecto a personas de las comunidades cercanas a La Chona, como se le conoce a esa población. Son cerca de 300 personas las beneficiadas, en un 90 por ciento mujeres, quienes se llevan las prendas a su casa para realizar el trabajo, lo que les facilita mucho la vida diaria.

 

Relata que precisamente su madre fue de las primeras que tuvo tienda de ropa en Medrano. Luego se casó y se fue a Encarnación de Díaz. Pero Jaime Pedroza también hizo lo mismo tiempo después y durante un año. Luego vio que había falta de proveedores para las necesidades de comercialización y decidió convertirse en industrial.


ENDEDITEX inició formalmente en el año de 1991. “En la empresa estamos comprometidos socialmente en lograr un buen entorno en todos los sentidos y desde luego de apoyar a la comunidad”, precisa durante la charla.

 

Estudió técnico en electrónica y tuvo la oportunidad de desarrollarse profesionalmente en una empresa, en donde durante un año aprendió mucho sobre planeación, lo que le sirvió mucho para su negocio propio.

 

Cuando tenía 30 años de edad decidió entrar a la Universidad del Valle de Atemajac a estudiar la carrera de Administración de Empresas, pensando desde luego en la capacitación que siempre debe tener todo buen empresario.

 

Difícil ser empresario

 

Sí, confiesa, “sí es difícil ser empresario. Hay que salir delante con recursos propios, casi no hay créditos. A veces se tienen apoyos del gobierno y se agradece, pero en general no ha facilidades”.

 

Sin embargo todo empresario de cepa lo mejor que sabe hacer es resolver problemas, salir adelante contra viento y marea. Dice que sortearon con éxito ya dos crisis económicas en el país y van siempre adelante.

 

Su actividad no se encierra solo en lo empresarial. Su pensamiento compartido y de ayudar a los demás, también tiene que ver con 25 años de perteneces al Club Rotario de su localidad. Desde allí impulsan programas de apoyo para la escuela de educación especial, para el asilo de ancianos, Cruz Roja y lo que se ofrezca.

 

Sus ratos libres los pasa en familia y también practica tenis y nada. Le gusta el futbol y con orgullo dice que le va a la Chivas del Guadalajara.

 

Agradecido

 

Sobre el premio que le entregarán, señala que le sorprendió. “Es algo que nunca me lo esperaba. Algo impensable para mi. Estoy muy agradecido”.