Guadalajara, Jal. Mx., // //
Leonardo Calderón Rozo, construye éxito a cada paso
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

Leonardo Calderón Rozo es un empresario con una hoja de vida extraordinaria. Todo lo aprendido a través de los años, ahora muestra sus resultados en su empresa -Lainco- , en la construcción en general como área industrial y también en contar con una familia ejemplar.

 

Para empezar, la ética es uno de sus principales valores. Además, siempre ha pensado que la especialización es la parte importante para que una empresa sea diferente. Asegura que hay dos puntos importantes para lograr el éxito: la perseverancia y la adaptabilidad a los cambios.

 

Lainco es una empresa especializada en ingeniería civil y geotecnia. La fundó su padre, don Lauro Calderón Flandes (de feliz memoria), en el año de 1963. En 1965 se registró como socia de la delegación Jalisco de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC). Es la primera que lo hizo y allí continúa con múltiples satisfacciones. Ahora es su director general.

 

La empresa inició precisamente con un servicio que no se daba en México, que era el control de la calidad en la construcción y lo que se denomina mecánica de suelos, ahora conocida como geotecnia.

 

En entrevista con Axópolis.com, el Ingeniero Calderón Rozo comentó que Lainco fue la primera en su tipo fuera de la Ciudad de México y también de las pioneras en cubrir todo el territorio nacional.

 

Más de seis mil proyectos

 

Son ya más de seis mil proyectos los que ha desarrollado la empresa con éxito. Ha estado presente en trabajos en las Islas Marías, en el Hotel Niko en la Ciudad de México; en el desierto de Chihuahua; en el Valle del Silencio en donde realizaron pozos para extraer salmoera para la industria química.

 

Fueron los encargados de la geotecnia en los primeros hoteles que se construyeron en Cancún. También han realizado trabajos en 15 aeropuertos del país, en todos los puertos, así como en toda la red de autopistas del centro de México, entre otros.

 

Su empresa también ha trabajado en la aplicación de geotecnia para 300 farmacias Guadalajara y estuvieron en las primeras 30 tiendas de Wal Mart en el país.

 

Hace casi tres décadas, después de las explosiones registradas en el Sector Reforma de Guadaajara, la empresa entró a la parte ambiental, que es detectar y cuantificar los contaminantes en el subsuelo y acuíferos, trabajo que ya realizan a lo largo y ancho del país. Implementan los sistemas para remediar o por lo menos atenuar el problema.

 

Aclara que un punto importante de su éxito se debe a que decidieron no trabajar con el gobierno.

 

Eso es importante aclarar y para que no nos margine el mercado, tenemos um código de honor muy estricto. No trabajamos con cualquiera”, dice durante la charla tras agregar que “nosotros nos decidimos por obras de calidad y no por cantidad. No trabajamos en nada que tenga que ver con el relumbrón. Nuestros clientes en un 80 por ciento son empresas trasnacionales o de otra parte del mundo”.

 

Es por lo anterior y por muchas cosas más, es que su cámara, la CMIC Jalisco, lo propuso como Industrial Distinguido, premio que le otorgará el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), el próximo mes de septiembre por su ejemplar labor empresarial. Gente de excepción.

 

La disciplina y el trabajo, parte importante dentro de su formación

 

Leonardo Calderón Rozo estudió la carrera de ingeniería civil en el Iteso. Desde los 13 años iba a la empresa a ayudarle a su padre, sobre todo sábados y domingos. “Nos daba una paga simbólica. Era parte de la disciplina e inculcar la importancia de la cultura del trabajo”, recuerda con una sonrisa en los labios.

 

Asegura que de joven era rebelde. Cuando terminó la carrera puso una pequeña empresa, pero tuvo problemas para crecer y su inquietud era ir por el mundo, conocer, estudiar y trabajar.

 

Se fue una temporada a Estados Unidos, regresó a México pensando en volver a la empresa familiar, pero se fue a Europa. Estuvo varios años en Londres, donde disfrutó la ciudad, perto también trabajo en diversos oficios.

 

Limpió el trono de la Reina de Inglaterra

 

Con orgullo, porque fue parte de su aprendiza y llegada al éxito, recuerda que en Londres “trabajé en varias cosas. Fuí lavaplatos, además estuvo en una empresa que daba servicio de limpieza por las noches y me tocó limpiar el sillón en donde se sentaba la Reina (Isabel II ) en el Parlamento”.

 

También trabajamos en tiendas de lujo. No eran trabajos fáciles, pero no tenía otra opción. El trabajo honrado y la disciplina siempre son buenos. Nada es gratis, tenía que trabajar para viajar y mantenerme. También estuve en cocinas y es muy interesante, es algo que me gusta hacer”.

 

Durante esas vivencias juveniles y con su trabajo diario, logró conocer cerca de 30 países. Cuando tenía 26 años de edad regresó a México, a Guadalajara. Su padre enfermó y entró ya de lleno a la empresa como gerente.

 

Luego me casé y tenía que sentar cabeza”. Ahora su máxima felicidad es su hermosa esposa, sus hijos y nietos. Todos también grandes constructores de vida, pero en diferentes sectores, algunos de ellos con desarrollo profesional importante en Europa.

 

Durante la charla, con esa sencillez y grandeza de alma que transmite durante la entrevista, recuerda que de niño soñaba con ser chef y hotelero, “más que nada lo que me gustaba era la hotelería. Entonces sólo había una escuela Cordon Blue en Cuernava. Me pregunté si era posible vivir de eso, pero no ví claro el panorama”.

 

De todas maneras una de sus pasiones, aparte de viajar, es la cocina y prefiere la española, desde luego la mexicana, pero también la italiana y mediterránea. “Creo que es algo que de alguna manera heredé de mi padre”.

 

Nació en Saltillo, pero no porque su familia fuera de allá. Su padre era empresario caminero y siempre estaban cambiando de residencia. “Mi madre, Gloria Rozo, era francesa, hija de austriaca y colombiana”, recuerda con gran cariño y orgullo.

 

Difícil ser empresario

 

Si, dice contundente a la pregunta de ¿si es difícil ser empresario?

 

La burocracia y tramitología son obstáculos, pero también en Jalisco el no ser de la región, es algo que limita, sobre todo hace años cuando todavía la sociedad era más conservadora.

 

Incluso recuerda que cuando salió de la carrera y quería trabajar se encontró con la barrera de que no era de familia de apellido ni conocida, “pero lo superé con creces”.

 

Su filosofía de vida es el entusiasmo diario en lo que hace. Ser institucionales en la empresa y saber que “estamos hechos para resolver todo lo malo que se presente y también para hacer frente a las crisis, porque éstas sólo representan oportunidades”.

 

DESTACABLE

 

LAINCO Fue la empresa encargada de la geotecnia en los primeros hoteles que se construyeron en Cancún. También han realizado trabajos en 15 aeropuertos del país, en todos los puertos, así como en toda la red de autopistas del centro de México, entre otros.