Guadalajara, Jal. Mx., // //
Alfonso Pompa Padilla, académico de alto nivel, humano y un gran innovador
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

Alfonso Pompa Padilla es ahora el secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco. El segundo en la corta pero fructífera historia de esta dependencia. Humano, preparado y sobre todo alguien que fomenta y pone en práctica los más altos valores. Su familia es su gran tesoro.

 

Es amable y con una personalidad que lleva al respeto, pero de manera grata; quien recorre parte de su oficina, ubicada en el primer piso del edificio Mind con una sonrisa y ofrece un trato especial y cordial hacia todos sus colaboradores.

 

En charla con Axópolis.com, dijo sentirse orgulloso de aportar a Jalisco ahora que se incorporó al sector público, luego de 35 años de estar en el académico, concretamente en el Instituto Tecnológico de Monterrey, en donde realizó una reconocida y aplaudida carrera.

 

Por cierto comentó con una expresión de amor y orgullo, que su esposa, la señora Blanca Alicia Martínez, es una gran promotora del arte y la cultura, “de lo mejor que hay en la ciudad, especialmente en historia del arte, historia de las religiones, incansable promotora de la literatura, que también ha hecho mucho trabajo en Guadalajara”. Es originaria de Monterrey, Nuevo León.

 

Ambos decidieron desde hace 13 años instalar su casa en Guadalajara, porque la ciudad es bella. Se vive bien en todo los sentidos, dice.

 

Relata durante la entrevista que “soy originario de Hermosillo, Sonora y por razones de trabajo, particularmente de 35 años en el Tec de Monterrey, he vivido en diferentes regiones del país. He sido director del Campus Saltillo, de Hermosillo, León Guanajuato y Guadalajara”.

 

Dentro de su amplia y reconocida trayectoria también está el haber sido Rector de la Zona Occidente del Tec de Monterrey, que es una zona muy extensa y que abarca desde Hermosillo hasta Querétaro, pasando por Guadalajara.

 

Lo fue también de la zona Centro-Sur, con base en la Ciudad de México, en donde incluye Toluca y Puebla “y finalmente fue vicepresidente de todos los campus del Tec de Monterrey, lo que me dio una visión de todo el país, pero cuando llegamos a Guadalajara, decidimos mi familia y yo quedarnos a vivir aquí, aunque por trabajo que tuviera que salir y regresar los fines de semana”.

 

Estudió la carrera Ingeniero Industrial y de Sistemas, por supuesto en el Tec de Monterrey en Monterrey y refiere que “posteriormente hice una maestría en Ciencias de la Administración en la Universidad de Nueva York en Buffalo”.

 

La primaria, secundaria y prepa las estudio en Sonora, de donde tiene gratos recuerdos y agradecimiento con personas que compartieron con él sus conocimientos.

 

  • ¿De niño qué soñaba ser cuando fuera grande?

Bueno mi padre fue siempre un directivo de empresas industriales, se llamaba Alfonso Pompa Escalante y él fue, por cierto, el primer egresado del TEC de Monterrey de Sonora. Era ingeniero químico industrial.

 

Desde chico andaba muy cerca de él. Lo acompañaba a las fábricas en donde esa gerente o director. Me encantaba, por eso estudié ingeniería industrial”.

 

Pero cuando empecé a trabajar, la primera opción que tuve fue la Universidad de Sonora, aunque ya había impartido cátedra en Monterrey, cuando era estudiante. Me gustó la cuestión de las universidades”.

 

Luego relata que en la década de los 80s se abrió el Tec de Monterrey en Hermosillo y desde allí se enroló en una gran aventura que duró 35 años “y que fue muy satisfactoria. fui creciendo con la organización y finalmente cuando llego a los 35 años, tomé la decisión (de retirarse), porque quería hacer otra cosa en mi vida y porque quería algo más estable en casa con la familia y también realizar algo de mayor impacto social”.

 

Explica que “lo que yo quería era algo de mayor impacto social. Trabajar en la educación siempre tiene mucho impacto social, pero el Tec no deja de ser una gran organización, pero una burbuja un poco diferente nuestro país”.

 

Pensó entonces en crear una plataforma abierta de educación que impactara a más gente, pero en eso recibe la invitación para trabajar en el Gobierno de Jalisco. “Me llamó mucho la atención que fuera en la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, que incluye la educación superior del estado. Entonces sentí que era la plataforma en la cual yo podría apoyar a más gente”:

 

  • ¿Es un gran paso estar en el sector académico y luego ingresar en el público?

Si es un paso más grande y sobre todo porque era el sector académico particular, en donde se trabaja diferente, pero para mí el sector público en primer lugar ha sido todo un aprendizaje. Por otro lado, algunos puede tener un grado de frustración de que a veces las cosas no puedan hacer pronto, pero es apasionante y le veo grandes posibilidades”.

 

El ingeniero Pompa Padilla por cierto, aparte del español habla inglés. No solo es un gran experto en lo que se refiere a la teoría, sino que estando en el Tec de Monterrey participó en la implementación de varios sistemas y modelos innovadores de la educación, que no es nada fácil.

 

  • ¿Cuáles son sus hobbies?

El velerismo, pero más que nada de crucero y navegación no tanto de regatas. Lo he practicado bastante. También realizo actividades al aire libre como senderismo, bicicleta de montaña y caminar”.

 

  • ¿Le gusta la lectura?

Siempre he sido un gran lector. En los últimos años han sido más temas de liderazgo, de desarrollo de la economía y de crecimiento de las personas como son esos temas de inteligencia emociona,l de psicología positiva, de crecimiento personal”.

 

También le gusta la literatura y las biografías de grandes personajes, que en su momento fueron muy innovadores y se lanzaron a grandes aventuras, como Cristóbal Colón y Hernán Cortés.

 

  • ¿Cuál es su filosofía de vida?

Desde siempre en la familia me han inculcado los valores, a vivir una vida balanceada en lo profesional, en la familia, en la salud y como persona. Vivo los principios inculcados en la familia como justicia, solidaridad, equidad de género, etc., “lo que aprendí de mis padres y seguramente viene desde mis abuelos”.

 

Es el mayor de la familia, tiene cuatro hermanas y un hermano. Sus padres fueron Alfonso Pompa Escalante y Guadalupe Padilla, ambos de feliz memoria. Es padre de dos hombres y una mujer que ha decidido dedicarse a la parte humanista y continuar con el ejemplo de grandes personas como sus padres.