Guadalajara, Jal. Mx., // //
Juan Bernardo Saldaña, joyero exitoso y con alta calidad humana
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

Ser exitoso en los negocios, es importante, pero si a la par se posee el don de una alta calidad humana, como le sucede al empresario joyero Juan Bernardo Saldaña Bravo, lo convierte en gente excepcional. En ejemplo a seguir para propios y extraños.

 

Saldaña Bravo es un hombre que pone en práctica los valores universales, no solo los platica. Lo hace desde luego dentro de su familia, con sus amigos, pero también con la gente que lo apoya en su empresa: De Orfrebres Saldaña, S.A. De C.V.

 

Me gusta estar muy cercano de la gente que me apoya en la empresa, ser su amigo”, dice en charla con Axópolis.com, con motivo de que este año se hizo acreedor al galardón “Industrial Distinguido”, que entrega anualmente el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), propuesto por la Cámara de la Industria de Joyería y Platería de Jalisco, a la que pertenece desde hace años.

 

Se nota su orgullo al hablar de las personas que trabajan en su empresa. “Son talentosos y sobre todo se adaptan fácilmente a los cambios que se requieren”, ya que este sector de la fabricación de joyería ha tenido que reconvertirse en los últimos 10 años debido a la globalización y lo han hecho con éxito, dice.

 

Es un tapatío de cepa. “Nací básicamente en un taller joyero. Mis padres siempre se han dedicado a la joyería. Mi papá (don Juan Saldaña Lozano), inició cuando tenía 17 años y ya son más de 60 en esta actividad”, relata.

 

Lo confiesa: “mi pasión es la joyería, su fabricación”. Incluso desde niño ese era su sueño, que lo ve transformado en realidad con mucha satisfacción. Desde que tenía cerca de ocho años, luego de clases, se iba a la fábrica de su papá y lo primero que hizo allí fue contar las piezas, etiquetarlas y ponerles precios.

 

Siguió estudiando pero también involucrado en la empresa. A los 14 años fue que empezó a percibir un sueldo. Allí su responsabilidad estaba en el control de la piedra, de la materia prima. “En el último semestre de preparatoria, incursioné al 100 por ciento en la fabricación de joyería. Administraba varias áreas”.

 

Juan Bernardo Saldaña estudió la carrera de Licenciado en Mercadotecnia en la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA) y al egresar ya prácticamente conocía el mundo completo de la fabricación de joyería.

 

Su padre durante 10 años dejó la fabricación y se dedicó solo a la comercialización de joya y fue entonces -en el año de 1992- cuando decidió fundar De Orfebres Saldaña, S.A. De C.V., dedicada a la fabricación de joyas de oro bajo la técnica de vaciado. Su especialización está en los anillos “solitarios” para matrimonio, pero también hacen dijes y algunos tipo de aretes, tanto en oro amarillo, como blanco y rosa, de 10 y 14 kilates.

 

Pertenece a ese grupo de las empresas joyeras que tienen presencia nacional. En todos los estados de la república se venden sus productos e incluso comenta que los gustos de los clientes cambian de una entidad a otra.

 

Por ejemplo, señala que en el centro y en Michoacán, les gusta mucho la piedra de color, mientras que en el norte la circonia es muy demanda. La empresa se dedica a fabricar de acuerdo a los gustos de cada región.

 

Desde hace 11 años exporta. Son parte del grupo del 10 por ciento de empresas joyeras que venden en el extranjero. Comercializan tanto en Estados Unidos en donde sus ventas se van en un 70 por ciento al mercado latino, pero también han incursionado con éxito en el sajón, con cerca del 30 por ciento de lo que exportan a ese país.

 

En Centro América también comercializan, de manera importante en Guatemala y Costa Rica. La internacionalización de la empresa desde luego tiene mucho que ver con la calidad de sus productos, sus diseños e innovación, pero afirma que sin el apoyo de la Cámara Joyera no lo hubieran hecho o les hubiera costado mucho trabajo. “La cámara nos abre puertas”.

 

Por cierto en todo momento hizo énfasis en lo agradecido que está con la cámara y con el CCIJ por haberlo elegido “Industrial Distinguido”, dijo que “fue una gran sorpresa”.

 

Sobre el proceso de internacionalización, comentó que mucho han tenido que ver las giras que realiza la cámara para sus socios, así como el espacio que tienen en Las Vegas JCK y en Vicenza en Italia, que son las dos exposiciones del ramo más importantes del mundo y en donde Jalisco tiene presencia.

 

De Orfebres Saldaña participa ya en Las Vegas JCK, allí fue donde consiguió clientes para Centro América y desde luego para el mercado de Estados Unidos. Su próximo reto es estar presente en Vicenza, para de allí abarcar el mercado europeo. Están listos para diseñar sus productos de acuerdo a los gustos de los consumidores del Viejo Continente. “Que importante es lo que hace la cámara para nosotros, tanto en este tipo de cosas, como en lo que se refiere a representatividad”.

 

Para Juan Bernardo Saldaña ser empresario en cualquier sector requiere mucho esfuerzo y trabajo, “pero con el apoyo de instituciones como la cámara, se hace más fácil”.

 

Su filosofía de vida empieza con la familia, con estar día a día cercano a ella. “También significa estar comprometido con la empresa, con el personal -65 en total- y no solamente siendo el dueño, sino su amigo. Estar cercano a ellos con una buena relación, da mucha satisfacción”.

 

Señala que la calidad no solo lo aplica en la industria, sino también en la forma de vida, basada siempre en los principios universales, empezando por la honestidad y el respeto.

 

Confiesa que desde siempre le ha gustado el deporte. Por años participó en medios maratones, pero luego de una cirugía de cadera “dejé de hacerlo y ahora hago ejercicio al salir a caminar o correr, lo que también me da la oportunidad de relajarme y estar con mis amigos”.

 

Otra cosa que le gusta hacer en sus ratos libres es leer. Le fascina la lectura de la historia y también algo de novela. Uno de los libros que de alguna manera más le ha impacto es “Por si no te vuelvo a ver”, que habla de la historia de México en los años 40´s, de cómo era la familia, las costumbres, etc.

 

  • ¿A quién admira?, se le preguntó y sin pensarlo mucho contestó:

a mi papá. Es un hombre muy visionario, de mucho trabajo, pero sobre todo lo que más admiro es su humildad y sencillez. Es un referente para mi, para salir adelante día a día. Caminar bajo ese ejemplo le da a uno mucha tranquilidad, confianza hacia los demás para amistad y negocios”.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha