Guadalajara, Jal. Mx., // //
Leonardo Placencia Enríquez, gran aportante al desarrollo de Jalisco
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

Hablar de don Leonardo Placencia Enríquez, es hablar de un empresario, un tapatío que ha puesto todo su corazón en el desarrollo empresarial, concretamente industrial, pero quien a la vez es uno de los más importantes constructores de la economía la entidad, de la ciudad, en la época moderna.

 

Jalisco y en especial la zona metropolitana de Guadalajara le deben mucho. Son incontables las acciones que ha realizado. Una de ellas es la concepción de Expo Guadalajara. Su idea la llevó a la Asociación de Fabricantes de Muebles de Jalisco (AFAMJAL), que él también fundó y de la cual ha sido presidente y actual miembro del consejo.

 

Afamjal es ahora la más importante asociación en su ramo en el país y uno de los organismos empresariales más consolidado y fortalecido de Jalisco.

 

Afamjal nació por la necesidad que tenían los industriales muebleros de defenderse de los monopolios en algunas de sus materias primas. Eran tiempos en que no se permitía la importación.

 

De allí siguió la idea de hacer una exposición. Los primeros años, señala en entrevista con Axópolis.com, don Leonardo Placencia Enríquez, se realizó en Plaza del Sol. Era muy complicado hacer todo el montaje, por lo que pensaron en contar con un recinto adecuado.

 

Acudieron con el entonces alcalde de Guadalajara, Guillermo Vallarta Plata y el gobernador en aquel tiempo, don Enrique Alvarez del Castillo, de quienes recibieron todo el apoyo.

 

De inmediato se unieron con Afamjal los industriales joyeros y del calzado, que ya también realizaban exposiciones en diferentes hoteles. Así se creó Expo Guadalajara, que ha provocado un gran desarrollo inmobiliario y hotelero, además de la gran derrama económica que dejan sus eventos a los comercio de la ciudad.

 

Cada vez que paso por Expo Guadalajara me emociono. Es como un hijo para mi”, dice con una sonrisa don Leonardo, quien también recuerda su paso como presidente de la Cámara Regional de la Industria de la Transformación (Careintra). “Allí la consolidamos, creamos más secciones especializadas y construimos su nuevo edificio”. Eran tiempos en que esa cámara contaba con un liderazgo nacional indiscutible.

 

La unidad del sector empresarial siempre ha estado presente en la vida de Don Leonardo, ya que también fue el fundador de la Asociación de Ejecutivos de Ventas y Mercadotecnia, que en su momento dejó gran huella, así como de la Asociación de Dirigentes y Empresarios, entre otros organismos. Además, fue vicecoordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco.

 

Su niñez

 

En la charla Don Leonardo platica de su niñez. Fue bonita, tranquila, en el seno de un unida familia: sus padres y una hermana más chica. Dice que sus estudios fueron limitados. Primaria y Secundaria en el colegio Cervantes Munguía.

 

Su padre, don Andrés Plascencia, tenía un taller de carpintería, en donde aprendió el oficio, ya que acudía al negocio familiar cuando eran vacaciones o días festivos. Cuando tenía 15 años falleció su padre. De inmediato tuvo que hacerse cargo de su madre y hermana y tomó el mando del negocio. A su corta edad lo sacó adelante.

 

Para entonces su padre ya había formado una pequeña industria: Fábrica de Muebles Placencia, ahora convertida en Muebles Placencia, uno de los corporativos muebleros más importantes del país, con cerca de 600 empleados y varias sucursales, tanto en la zona metropolitana de Guadalajara como en Aguascalientes. Irapuato y Querétaro.

 

Su éxito

 

Ser un empresario de gran talla no es fácil. Don Leonardo señala que hay muchos retos a vencer, pero son tres las claves para salir airoso: honestidad, esfuerzo y credibilidad, valores que primero que nada pone en práctica para si mismo y luego -y en la misma proporción- con sus colaboradores en la empresa, cliente y proveedores.


En la entrevista señala que a través de los años en México no ha sido fácil ser empresario, sobre todo por las crisis recurrentes, pero curiosamente la exposición que realiza su empresa y que atrae a miles de compradores, nació luego de la crisis de 1994.

 

La magia en esto de ser empresario, dice, es el esfuerzo y buscar siempre soluciones. Una de ellas fue Expo Muebles Placencia.

 

Su pasión

 

Su gran pasión es el béisbol, deporte que jugó desde los 15 hasta los 35 años. Confiesa durante la entrevista con Axópolis.com, que su juventud no la disfrutó como tal, porque no conoció las discoteques ni los ambientes en los que andaban las personas de esa edad.

 

A los 15 años se hacía cargo del negocio familiar, de su madre y hermana, pero una gran pasión llegó a su vida. Empezó a jugar béisbol como amateur, donde jugó en Panamericanos y Centroamericanos.

 

Luego como profesional estuvo en Charros de Jalisco. Fue primera base. Un gran pelotero. A los 35 años se retiró, pero sigue apoyándolo, ya que es parte del consejo del equipo de Charros de Jalisco y socio del mismo.

 

El deporte ha sido algo importante en su vida y en la actualidad, con más de siete décadas de vida, practica caminata y el golf.

 

Sin duda que don Leonardo Placencia Enríquez tiene una vida empresarial y humana que es ejemplo para nuevas y viejas generaciones.