Guadalajara, Jal. Mx., // //
Pan de Muerto, comida de vivos
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTOS Laura Gutiérrez FOTOS Laura Gutiérrez

El Pan de Muerto, una tradición que se renueva cada que se acerca del dos de noviembre, Día de los Muertos, es un manjar hecho para que se lo coman los vivos. En Jalisco, por estas fechas, se venden más de 700 mil piezas, las que fabrican cerca de 700 panaderías -que se especializan en este pan- establecidas en el estado, según datos de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco.

 


Desde prácticamente 15 días antes, las panaderías empiezan a elaborarlo, sobre todo porque son miles de altares de muerto los que se elaboran en la ciudad y es típico que los adornen con estos panes, aparte de que los consumidores ya los empiezan a buscar, porque se convierte en un alimento que obligadamente se consume por estas fechas.

 


En los hornos de la panadería El Fénix, ya se prepara este pan. Tienen 37 años de producirlo y tienen su receta muy especial. Un pan más consistente, relleno, diferente al que se vende en las cadenas de autoservicio. Con más calidad.

 


Se produce con una masa que lleva suficiente huevo, mantequilla, que le da un buen sabor “y nosotros le agregamos lo que es el zumo de la naranja. Es como una masa de concha, pero más enriquecida”, dice Rafael Rodríguez, propietario de la panadería y socio de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco.

 

 

El Pan de Muerto, agregó, proviene de una tradición prehispánica, que se fue modificando para llegar a épocas recientes, en donde este pan se coloca –el dos de noviembre- en las tumbas de los seres queridos que han fallecido, bajo la creencia que regresarán a comerlo.

 

 

Señaló que aunque no es la fecha de mayor venta para las panificadoras, luego de que la rosca de reyes es la mejor temporada, el Día de Muertos eleva mucho los ingresos por la tradición de este pan especial.

El pan de muerto que ellos elaboran tiene un plus es muy especial porque la panificadora a su cargo tiene su origen en Zamora, Michoacán, estado en donde la celebración del Día de Muertos es muy importante.

 

 

 

De acuerdo con datos de la CIAJ, el sector de la panificación representa el 22.95 por ciento del total de las empresas de la industria alimenticia en Jalisco.

 


 

Las panificadoras del estado generan una producción bruta anual cercana a los ocho mil millones de pesos. Los panaderos de Jalisco consumen 74 mil 310 toneladas de harina de trigo durante el año.