Guadalajara, Jal. Mx., // //
“Maru Toledo presenta su nuevo libro ’Pica y Sabe… Lástima que se Acabe’
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
“Maru Toledo presenta su nuevo libro ’Pica y Sabe… Lástima que se Acabe’

Con el escenario la majestuosa Capilla del Museo Pantaleón Panduro en Tlaquepaque, la investigadora gastronómica Maru Toledo presentó su nuevo libro “Pica y Sabe, ¡Lástima que se Acabe!”, dedicado a descifrar las salsas y chiles de mesa de Jalisco y en la que se menciona y promueve, entre otros ingredientes, el chile Yahualica, que recién obtuvo la Denominación de Origen a principios de 2018.

 

Ante medios de comunicación, estudiantes de gastronomía, chefs e invitados especiales, la investigadora gastronómica Maru Toledo, ganadora de la Medalla al Mérito “Ricardo Muñoz Zurita”, compartió su entusiasmo porque en ésta, su vigésimo segunda publicación continúa promoviendo al “chile Yahualica” ahora en diversas recetas y usos, con o sin semillas, crudos o asados, resaltando así su gran aportación a la cocina jalisciense.

 

Me da un gusto enorme que antes en mis recetarios yo ya decía ‘chile Yahualica’ porque era mi convicción, y ahora que le dan la Denominación de Origen y que se anuncia que ya podemos decirle ‘chile Yahualica’ aunque no mencionemos nada más, porque ya sabemos cuál es, me doy cuenta de que me adelanté unos cuantos años, ¡y qué merecido se lo tenía!”, expresa Maru Toledo, quien compartió la manera de identificar al auténtico chile de árbol Yahualica: en el mercado siempre buscar que tenga cabito y que su color sea muy intenso.

 

Por otro lado, nosotros normalmente utilizamos la palabra chiles y la palabra salsas como si fuera lo mismo y para nosotros en esta zona urbana así es. Les cuento que en el andar de tantos años la gente me enseñó que hay una gran diferencia: cuando decimos que vamos a preparar un chile de molcajete es el que tiene como entrada: la sal, si quieren ajo o no, si quieren semillas o no, enseguida el chile y agua, hasta ahí. Eso es un chile. Algunas ocasiones como que aceptan que se le ponga alguna que otra hierbita para darle un sabor diferente, como un retoño de guaje o un pedacito de estafiate, todo esto se muele, se agrega al agua y se acabó. Pero en el momento en el que interviene un tomate o un jitomate, crudo, asado, sancochado o como quieran, en ese momento ya no es un chile, ya es una salsa. Y eso para muchas personas en la ciudad es lo común, pero en muchos lugares (de Jalisco) nos hacen notar la diferencia“, explica Maru Toledo.

 

Durante la presentación se agradeció al Municipio de Tlaquepaque su apoyo para la realización del evento en este recinto de valor patrimonial, que además cuenta con el último mural realizado por el maestro Guillermo Chávez Vega, llamado “Alegoría por la Paz”.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha