Guadalajara, Jal. Mx., // //
Mazda seguirá creciendo en México en el 2020
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Cortesía FOTO Cortesía

El CEO de Mazda en México, Miguel Barbeyto, dijo que la expansión de su marca seguirá crecinedo en el país en 2020. Tal vez no mucho, pero lo que se tiene planeado es “crecer la Red de distribución, no mucho, distribuiremos tres unidades más, una está en los Cabos, y los otros dos puntos están por verse; también tenemos una importante inversión en los centros de coalición, tenemos nueve a nivel nacional, y en dos años llegaremos a 15”.

En entrevista durante su estancia en Guadalajara con motivo de la presentación de nuevos modelos y remodelación de su agencia en la ciudad, explicó que los centros de colisión son talleres especializados de la marca, que utilizan sólo refacciones originales en las reparaciones, “tenemos una totalidad de partes, y una buena relación con las aseguradoras, de manera tal que se pueden llevar los vehículos, y nosotros que somos los que los construimos, sabemos como repararlos“.

El mercado más importante de la firma, por su volumen de ventas, es la Ciudad de México, luego Jalisco, después Nuevo león y posteriormente, Puebla.

Mazda México dispuso de estrategias operativas y administrativas que le permitirían conservar su segmento de mercado para 2020, ante la previsión de una caída del mercado automotriz nacional.

Dijo que la firma cerrará el año con 4.6 por ciento de participación de mercado, es decir, un 0.5 por ciento más que en 2018, “estamos viendo una industria que va a caer en el 2020, una industria que nosotros, como Mazda, vemos el rango del 5 por ciento, sobre lo que cerremos ahorita en 2019, queremos proteger la misma participación de mercado el próximo año, si es mayor que bueno, pero queremos conservar ese pedazo del pastel que ya tenemos”.

Reconoció que la desaceleración de la industria se vería agravada ante la inminente regulación de autos usados estadounidenses, mal llamados ‘chocolates’, ya que un afectaría a las ventas del sector automotriz entre 20 y 30 por ciento, principalmente en el comercio de unidades seminuevas, y consecuentemente podría incidir en la caída de ventas de autos nuevos, además que trastocará a la cadena de proveeduría del sector, instalada en el país.