Guadalajara, Jal. Mx., // //
Los mexicanos, leales al consumo de refresco
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Los mexicanos, leales al consumo de refresco

Ni aunque el refresco suba de precios, los mexicanos lo dejan de consumir y de acuerdo a un estudio realizado por la firma KPMG México, con datos de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), en el 2018 los habitantes de este país tomaron en global más de 18 mil millones de litros de esta bebida.

 

Hay quienes afirman que México tiene el primer lugar en el mundo de consumo de refrescos. Además, desde enero de 2014, fecha en que entró en vigor la reforma fiscal, hasta mayo de 2018, el gobierno federal ha recaudado un total de 96 mil 280.3 millones de pesos por el IEPS que se aplica a los refrescos y bebidas de alto contenido calórico, sin repercusiones grandes en el tema de disminuir la obesidad.

 

Indica el estudio que la industria refresquera logró un crecimiento compuesto anual en el periodo de 2014 a 2018 de 2.09%, de acuerdo con un análisis sobre el desempeño de la industria al cierre de 2018.

 

La actividad económica de la industria refresquera ha enfrentado diversos retos en el mercado; uno de ellos es que a pesar de haberse incrementado los precios del refresco debido a la aplicación del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) en 2014, no se afectaron significativamente los patrones de consumo de bebidas a largo plazo entre los mexicanos.

 

El aumento de precios a causa del IEPS fue casi el doble de la inflación del país, pues la inflación promedio del 2014 a 2018 fue de 22%, mientras que la inflación de refrescos y bebidas no alcohólicas fue de 40.3%.

 

La industria refresquera ha logrado mantener un crecimiento sostenido en los últimos años, 2018 fue un año positivo para la industria en México, pese a los retos enfrentados en materia fiscal y aun con los cambios de hábitos de los consumidores en el país”, comenta Oscar Silva, Socio Líder de Global Strategy Group de KPMG en México.

 

El reporte realizado contempla la información proporcionada por casi 100 embotelladoras asociadas a la ANPRAC, incluyendo los grupos embotelladores más grandes de México; esta edición analiza diversos ejes fundamentales que son clave en el sector para determinar el desempeño futuro de la industria como: el volumen de ventas, la generación de empleos, la inversión de activos, la participación en estrategias de responsabilidad social y ambiental, entre otros.

 

La industria cerró 2018 con un volumen de ventas de alrededor de 18,903 millones de litros de refresco, lo cual representa un incremento de 0.28% con respecto al año anterior. Esto nos muestra la lealtad del consumidor mexicano, así como la capacidad de toda la industria de ofrecer nuevos productos que se ajustan a sus necesidades.

 

Adicionalmente, una de las categorías con tasas de crecimiento más altas dentro de la industria es la de refrescos de cola no calóricos, con un crecimiento de 26.10% al cierre de 2018.

 

Las cifras compartidas reflejan no solamente la lealtad del consumidor mexicano, sino también que la industria ha mostrado un claro enfoque en las necesidades de los compradores y que cuenta con la agilidad que el mercado demanda para brindar y ofrecer productos a la medida del consumidor”, agrega Oscar Silva.

 

Generación de empleos

 

El total de empleos directos que genera esta industria ascendió a 131,396 personas al cierre del año 2018, lo que representa aproximadamente 3.43% del total de empleos en las industrias del sector de manufactura. Esta cifra refleja su relevancia en la economía nacional. De los más de 3.82 millones de empleados en la industria manufacturera del país, aproximadamente uno de cada 34 es originado por la industria refresquera.