Guadalajara, Jal. Mx., // //
“Nuestros Talleres”, recorrido con olor y sabor a chocolate, rompope y dulce de leche
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTOS Laura Gutiérrez FOTOS Laura Gutiérrez

Es un recorrido sin precedente. El olor a cacao es algo que quedará por siempre en la memoria de quienes acudan a este lugar, así como los sabores y recuerdos infantiles que traen consigo las famosas “trompadas”, la cajeta de leche en esos empaques pequeños de madera; el jamoncillo; los rollos de guayaba rellenos con cajeta; las charamuscas de piloncillo y los "tolondrones" para los preguntones, decían las abuelitas.

 

Un nuevo concepto turístico y de alguna manera también gastronómico, fue presentado en Tlaquepaque. Se trata de “Nuestros Talleres”, una casona habilitada como fábrica a baja escala de chocolates, rompope y dulces típicos. Allí los visitantes podrán conocer de primera mano cómo se elaboran cada uno de estos productos y hasta saber las recetas más tradicionales.

 

Este centro se realizó -aparte de ser innovador- como un rescate y desde promoción de la artesanía dulcera y chocolatera del estado.

 

Este novedoso centro de la cultura gastronómica de Tlaquepaque está instalado en una casa, con 150 años de antigüedad, que fue restaurada y acondicionada para esta finalidad, ubicada a una cuadra de El Parián, en el corazón del hoy nombrado Pueblo Mágico y en donde en su restauración se inviertió poco más de un millón de pesos.

 

En conferencia de prensa, se informó que el proyecto surgió de la necesidad de don Luis del Hoyo Sánchez Castellanos y de su esposa Connie González Rubio de rescatar, preservar y promover las recetas, técnicas y sabores que forman parte de nuestra identidad como mexicanos y que se han estado perdiendo, así como dignificar los oficios y profesiones relacionadas con la dulcería y chocolatería artesanales en nuestro país.

 

Nos sentimos muy emocionados de compartirles este sueño que nos llevó varios años y que hoy, es una realidad: el abrirle al público las puertas de Nuestros Talleres para que puedan conocer el proceso de elaboración de los dulces tradicionales, del rompope, los chocolates artesanales y la cajeta de Sayula. Queremos que los niños, los jóvenes, las nuevas generaciones descubran y valoren el trabajo que implica elaborar cada uno de los más de 600 diferentes dulces artesanales que tenemos”, expresó don Luis del Hoyo, fundador de Nuestros Dulces, empresa que ostenta el récord Guinness por “Contar con la Variedad más Grande de Tequilas 100% de Agave Disponibles Comercialmente”, avalado por el Consejo Regulador del Tequila.

 

Para lograr su objetivo, don Luis del Hoyo invitó a ser parte de Nuestros Talleres a dos empresas dulceras más, con las que coincide en su misión de generar productos artesanales de alta calidad y de ofrecer un excelente servicio al cliente: Cajetas Lugo y Sayula Etiqueta Naranja y Cristina Taylor Chocolatería Artesanal. Cada una cuenta con un área definida dentro de las instalaciones para confeccionar sus propios productos, dirigida y operada de manera directa.


Con esta casa de dulceros tratamos de rescatar la tradición de la gastronomía mexicana de los postres y los bocados dulces, por eso estamos dispuestos, además, de recibir a cualquier dulcero o artesano del dulce que desee venir a dar una demostración o un taller para compartir su técnica. La idea es promover nuestra cultura gastronómica, que los niños sepan que el cacao es de México, que se tuesta y que con él se prepara el chocolate, no que viene de la tienda o de Suiza”, añadió el también presidente del comité de Tlaquepaque Pueblo Mágico.

 

El recinto que alberga Nuestros Talleres destaca por sus detalles arquitectónicos característicos de la región y que fueron sugeridos por el reconocido arquitecto Julio César Chávez. De ahí, la decisión de revestir los pisos con coloridos mosaicos de cemento, cubrir las columnas con cantera y colocar puertas de madera, con ventanas con postigos, por mencionar algunos.

 

En esta casa respetamos sus techos y paredes, la renovamos en pisos e instalaciones, para que sea un espacio digno de un verdadero taller en Tlaquepaque, el cual está naciendo junto con el nombramiento del octavo Pueblo Mágico de Jalisco. Hace tres años, en una reunión, tuvimos la idea varios compañeros empresarios; se la llevamos al Ayuntamiento, y afortunadamente ya se cristalizó, por eso queremos que Nuestros Talleres sea parte de los atractivos turísticos de Tlaquepaque”, agregó don Luis del Hoyo.