Guadalajara, Jal. Mx., // //
Rodin y La Puerta del Infierno rondan el Soumaya
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTOS Laura Gutiérrez FOTOS Laura Gutiérrez

Auguste Rodin y la obra que creó basado en la “Divina Comedia”, del poeta italiano Dante Alighieri, “La Puerta del Infierno”, así como el proceso de la misma, con cada una de sus piezas, se exhibe en el Museo Soumaya de la Ciudad de México y finalizará el próximo 11 de septiembre.

 

La Puerta del Infierno que allí se exhibe y que mide 6.35 metros de altura, cuatro de ancho y 85 centímetros de fondo, es una de las ocho fundiciones realizadas post morten sobre el original en yeso y que se denominan “Originales Múltiples”.

 

La Puerta del Infierno”, en bronce, la número ocho del mundo, es propiedad del empresario Carlos Slim Helú, quien dedicó este hermoso museo, uno de los mejores del mundo, a su fallecida esposa, Soumaya Domit de Slim.

 

Junto con esta obra monumental, que exhiben por primera vez en el mundo, más de 100 piezas, la mayoría en yeso, del proceso de la misma que hizo Rodin, entre ellas “El Pensador”, que al ser trasladado a la Puerta del Infierno, en la parte superior de la misma, se convierte en Dante, quien está precisamente pensando quién a quién le dará entrada a este terrible lugar, que no es precisamente el infierno católico, sino el que narra el poeta italiano en su obra.

 

Como todas las colecciones que se presentan en el Soumaya, algunas propiedad de Slim Helú, otras que son itinerantes y que proceden de los más importantes museos del mundo, se pueden admirar de manera gratuita, ya que no se obra nada por entrar a este lugar en donde el empresario comparte con el pueblo la cultura del mundo a través de los siglos.

 

Museo Soumaya de Plaza Carso se encuentra ubicado en la zona de conversión urbana llamada Nuevo Polanco.

 

El edificio tiene un diseño vanguardista que consiste en una brillante estructura asimétrica plateada de formas suaves, con reminiscencias a la obra escultórica de Rodin.

 

Tiene una altura de 46 metros y está recubierto por más de 16 mil placas de aluminio hexagonales, sin más aberturas visibles que la puerta de entrada.

 

Es llamativo el hecho de que los paneles no se apoyan en el suelo ni se tocan entre sí, por lo que dan la impresión de flotar alrededor del edificio. La cubierta es semitransparente y permite que la planta superior se ilumine directamente por la luz del sol.

 

Fue diseñado por el arquitecto mexicano Fernando Romero, con la asesoría de Ove Arup y Frank Gehry. La obra tuvo un costo aproximado de 47 millones de euros. El estilo arquitectónico ha sido comparado con el del Edificio Selfridges en Birmingham, y con el del Museo Guggenheim Bilbao.

 

El interior del museo está dividido en 6 plantas conectadas entre sí mediante ascensores y una rampa exterior en espiral. Generalmente, se invita a los visitantes a subir hasta la sexta planta y descender cómodamente por la rampa, ya que el museo no tienen un discurso cronológico, sino temático.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha