Guadalajara, Jal. Mx., // //
“Fear of missing out” o miedo a perderse algo de internet, sufrimiento de muchos jóvenes
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Cortesía FOTO Cortesía

La fomofobia o Fear of Missing Out (miedo a perderse algo), el miedo abrumador ante la posibilidad a perderse situaciones o hechos que suceden en redes sociales e Internet, es un trastorno cada vez más común entre los jóvenes aunque también entre algunos adultos, situación que afecta las actividades diarias de los mismos, como dormir, comer y relacionarse con otras personas, destacó la Encargada de Soporte de Tecnología Educativa de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), Ana Ibarra Avilés, durante su conferencia la “Adicción a la Tecnología Digital” que impartió en el auditorio Herman Neuberger a miembros de los Clubes de Ejecutivas y Secretarial.

 

En este evento organizado por “Cuenta Conmigo, Comité de Damas” de la UAG, se habló sobre la creciente adicción de los jóvenes a los videojuegos, internet, redes sociales y a los móviles que se traducen en un debilitamiento del lenguaje y de las relaciones interpersonales.

 

La Adición a la tecnología digital puede suceder por aburrimiento, soledad, falta de amigos, mal humor, rabia o nerviosismo e interfiere en las obligaciones o actividades vitales como el sueño, alimentación y el ocio.

 

Puede causar que duermas menos de 5 horas por estar conectado. Las redes a las que las personas son más adictas son Twitter e Instagram y las personas se vuelven adictas a conocer y consumir nuevas aplicaciones que salen cada hora”, dijo.

 

Miedos cada vez más comunes

 

Otro trastorno que se ha vuelto común en la población es la nomofobia: el miedo irracional a no salir sin el teléfono. También el phubbing que consiste en no poner atención a las personas mientras se convive con éstas, ya que se está viendo el celular.

 

También han nacido problemas que cada vez son más comunes como el grooming: cuando un adulto se hace pasar por un niño para engañar a otros niños para abusar de ellos o usarlos con otros propósitos. También el sexthing, el intercambio de mensajes sexuales, eróticos y pornografía y el bullying que es el acoso a las personas dentro de blogs, redes sociales y páginas digitales.

 

Crece la adicción a Internet

 

La adicción al móvil y a las redes sociales no se tratan de una sustancia química nociva, es una conducta sobre la que se pierde el control y hay un riesgo de convertirla en un refugio contra el miedo, sufrimiento y para no enfrentarnos a determinados problemas”, comentó la experta.

 

La adicción al Internet, continuó, tiene que ver con el consumo del contenido dentro del mismo como videos, juegos, música e interacción con personas. Ésta puede ocasionar pérdida de control de la conducta de la persona ya que trata de aliviar un malestar emocional a través de las tecnologías y lo convierte en un refugio.

 

Una de las maneras para saber si se es adicto al Internet es buscar limitar el tiempo de uso del móvil, la Tablet u ordenador y analizar si lo ha conseguido o se ha sentido ansioso, malhumorado o triste al disminuir su consumo.

 

Uno de los indicadores de que eres adicto a la tecnología es que checas el móvil de forma casi automática, incluso en las situaciones más inverosímiles o inaceptables, es lo primero que haces al levantarte y lo último que haces al acostarte”, detalló.

 

Los excesos de la adicción al internet y redes sociales se puede notar en las áreas laborales donde se reduce la productividad, hay pérdidas en las organizaciones, descuidos que pueden costar millones a una compañía, mala atención al usuario o cliente y descuido de labores comunes, concluyó la experta.