Guadalajara, Jal. Mx., // //
Contra la muerte súbita, los desfibriladores: Dr. Liberman
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Cortesía FOTO Cortesía

El médico Leonardo Liberman, director de Electrofisiología Pediátrica en el Hospital Presbiteriano de Nueva York, consideró que en México es necesario que se reflexione el hecho de contar con desfibriladores en lugar públicos, como escuelas, centros deportivos, oficinas, dependencias, etc.

 

Los desfibriladores ayudarán a que disminuya en forma considerable la llamada “muerte súbita (cardiaca)”, que es debida muchas veces a una enfermedad de las arterias coronarias inesperada en el tiempo y en su forma de presentación, que viene precedida por la pérdida brusca de conciencia dentro de, como máximo, la hora que sigue al inicio de los síntomas, en un individuo con una cardiopatía de base conocida o desconocida.

 

Actuar en menos de cinco minutos, dos por ejemplo, gracias a contar a la mano con un desfibrilador, podría salvar muchas vidas. También es necesario que un mayor número de personas están capacidades en la reanimación cardiopulmonar.

 

En entrevista con Axópolis.com, dijo que no es del todo cierto que este tipo de eventos cardiovasculares sólo se presente en personas adultas, también sucede con cierta frecuencia en niños, en bebés y hasta el deportistas de alto rendimiento y los de no tanto.

 

El ejercicio, agregó, es altamente recomendable, es parte de la salud de todo ser humano, pero en ocasiones la persona puede tener un problema congénito del corazón y tarde que temprano se puede presentar “muerte súbita”.

 

El desfibrilador externo semiautomático (DESA) es un aparato electrónico portátil, que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (en que el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

 

La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando simultáneamente todas las células miocárdicas, pudiendo retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz. La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.

 

Estos aparatos, dijo Liberman durante la charla, en Estados Unidos por ley es obligatorio tenrlos en lugares públicos, su costo promedio es de mil 500 dólares, pero salvan muchas vidas y su recomendación es que México debe considerar este tema por salud pública.

 

Dijo además que -en otro punto del tema cardiaco- hay bebés cuya única opción de vida es la aplicación del marcapasos y pueden vivir sin problema. Aquí el asunto es que las empresas que se dedican a fabricarlos, como su mercado son las personas mayores, no manufacturan aparatos adecuados para los niños y también es necesario que tomen conciencia al respecto.

 

El doctor Liberman estuvo de visita en la ciudad para asistir al Congreso 2019 de la Sociedad Latinoamericana del Ritmo Cardíaco/Latin American Heart Rhythm Society (LAHRS).