Guadalajara, Jal. Mx., // //
Estudiantes de la UdeG participaron en espacio de innovación en salud del MIT y la Universidad de Harvard
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Estudiantes de la UdeG participaron en espacio de innovación en salud del MIT y la Universidad de Harvard

Cinco estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) participaron en el Medical School Healthcare Innovation Boot Camp, una iniciativa del Massachusetts Institute Technology (MIT) de Boston y la Universidad de Harvard, para desarrollar ideas tecnológicas que pudieran dar solución a problemas relacionados con la salud pública.

 

Los jóvenes Sandra Azareli García Velázquez, de la carrera de Médico Cirujano y Partero, del Centro Universitario de los Altos (CUAltos, con sede en Tepatitlán); Héctor Josué Medina Andrade, de la licenciatura en Médico Cirujano y Partero, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS); Kareem Paulina Hernández Caro, de la carrera de Cirujano Dentista, del CUCS y Uriel Alejandro Correa Sedano, de la licenciatura en Gerontología, del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), acudieron a la competencia realizada en Cambridge, Estados Unidos de América, durante la semana del 12 al 17 de agosto pasado.

 

Asistió también el estudiante del doctorado en Ciencias Biomédicas, del CUCS, Sergio de Jesús Ramírez Pérez, quien obtuvo el segundo lugar con su equipo, gracias a un proyecto para ofrecer cursos a enfermeras en países en desarrollo.

 

Los universitarios tuvieron que superar una serie de retos que iniciaron el año pasado con un cuestionario en línea para seleccionar a los participantes, y que siguió con la visita de representantes del MIT a la UdeG, con la intención de realizar un taller para identificar oportunidades de innovación entre los alumnos. Ahí los jóvenes mostraron proyectos tecnológicos que fueran viables para abordar problemas en diversas disciplinas.

 

Este espacio sirvió como un primer filtro para acudir al Boot Camp, donde participaron 88 estudiantes de 30 países, que conformaron 17 equipos multidisciplinarios; es decir, que cada grupo contaba con alumnos con múltiples formaciones académicas y que provenían de diversas universidades, quienes se unían para idear y desarrollar una solución tecnológica acerca de problemas relacionados con la salud.

 

Este programa es organizado por el MIT y la Universidad de Harvard como un espacio de “aprendizaje acelerado”, en el cual los jóvenes acuden a conferencias y cursos sobre la salud, tendientes a identificar problemas, crear soluciones y generar ideas de negocio que puedan ayudar tanto a los pacientes como a la comunidad médica.

 

Cada equipo estaba conformado por estudiantes del área de salud, de emprendimiento, de innovación, negocios y marketing. Ya tenían conformados los equipos y cada uno comenzó a trabajar en un proyecto diferente en diversas temáticas”, dijo Ramírez Pérez.

 

Explicó que el proyecto desarrollado, junto con otros estudiantes y que ganó el segundo lugar, fue una propuesta enfocada en los problemas que tiene el personal de salud de países en desarrollo para continuar con sus estudios debido a sus cargas de trabajo, lo que repercute en la calidad de la atención.

 

Propusimos, en conjunto con los hospitales, hacer una plataforma en línea para las enfermeras de India que tuvieran la capacitación necesaria para continuar con su educación a un bajo costo, y que lo hicieran cuando tuvieran tiempo libre en su lugar de trabajo o sus casas, y en su idioma local”, explicó el joven doctorante de apenas 27 años.

 

La experiencia

 

Es una de las mejores experiencias porque no solamente tuvimos la oportunidad de tratar de resolver problemas de salud a nivel mundial, sino que representa una perspectiva diferente, porque tomamos en cuenta la innovación y el emprendimiento; es decir, también representa un gran negocio. Podemos tomar muchas cosas de estos programas de formación y aplicarlos en las universidades para tener una forma de resolver problemas de salud de alto impacto y que puedan generar ingresos en el área de emprendimiento.

 

Sergio de Jesús Ramírez Pérez, estudiante del doctorado en Ciencias Biomédicas, CUCS

 

Desarrollamos una aplicación para curar la depresión en adultos mayores que han perdido a un ser querido y en la que se hace una búsqueda personaliza para encontrar un psicólogo, con quien también se puedan practicar actividades recreativas. Lo más importante fue integrar un equipo mutidisciplinario y tratar de ponernos de acuerdo. Fue enriquecedor”.

 

Kareem Paulina Hernández Caro, de la carrera de Cirujano Dentista, CUCS

 

El problema que quisimos resolver es cómo los viajeros se olvidan de tomar sus medicamentos y desarrollar una aplicación que no sólo se basa en sus recordatorios, sino que permite que les surtan sus medicinas en el lugar donde estén. La experiencia fue buena porque los demás tenían más experiencia que yo, y siempre mi opinión era tomada en cuenta y sirvió para el mejorar el proyecto”.

 

Sandra Azareli García Velázquez, de la carrera de Médico Cirujano y Partero, CUAltos

 

Mi equipo diseñó un dispositivo inalámbrico efectivo, pequeño y barato que puede detectar, en menos de 60 segundos, eventos cerebrovasculares, hipertensión intracraneal o hidrocefalia. De esta manera podemos aumentar las probabilidades de que el paciente tenga la terapia correcta y una mejor calidad de vida a futuro. Hubo mucha interacción con empresarios, y aunque éramos estudiantes, gracias a la educación que nos ha dado la UdeG pudimos aplicar el lema ‘Piensa y Trabaja’ y mostramos el talento que existe”.

 

Héctor Josué Medina Andrade, de la licenciatura en Médico Cirujano y Partero, CUCS

 

Trabajamos una plataforma para el teléfono celular, con el objetivo de que turistas chinos que viajan a Estados Unidos tengan a la mano su historial clínico traducido, en caso de alguna eventualidad durante el viaje. Sí fue un reto para mí que entendieran lo que estudia la gerontología, pero pude promover mi carrera, convivir con diferentes disciplinas, lo traigo desde la casa, y todo fue muy bueno para mí”.

 

Uriel Alejandro Correa Sedano, de la licenciatura en Gerontología, CUTonalá