Guadalajara, Jal. Mx., // //
Mas de tres mil restaurantes ya cerraron sus puertas de manera temporal por COVID 19
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Cortesía FOTO Cortesía

El presidente de la delegación Jalisco de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Aldo de Anda García, dijo que ya cerca de tres mil 800 establecimientos en el estado cerraron sus puertas de manera temporal por la emergencia sanitaria del COVID 19, pese a que no fue algo que solicitó el Gobierno de la entidad.

 

En entrevista con Axópolis.com, explicó que varios dueños de restaurantes vieron que sus empleados tomaron en serio el llamado del gobernador Enrique Alfaro de resguardarse cinco día en casa y decidieron cerraron sus puertas.

 

El tema es bastante complicado, porque los restaurantes no estábamos en la lista de los que debían de cerrar, dada por el Gobierno de Jalisco. Pero además, desde que entró en vigor esta medida, las ventas disminuyeron entre un 50 y un 80 por ciento”, dijo.

 

Se tiene un estimado de que los restaurantes que cerraron de manera temporal “y eso hay que dejarlo muy claro”, apuntó, representan cerca del 20 por ciento de los existentes en Jalisco que suman 19 mil 500.

 

Los empleados que han dejado de trabajar se fueron a su casa con su salario al cien por ciento, porque para poder ofrecerles el mínimo, se requiere del Decreto Presidencial y allí hay otro asunto complicado, apuntó.

 

El Decreto Presidencial, si se da, señalará que las empresas pagarán salarios mínimos a sus trabajadores por 30 dias que sea el paro temporal, pero Aldo de Anda dijo que la estimación que tienen es que esta situación dure 45 días y no piensan dejar a sus empleados sin recursos.

 

Por tanto, dijo que se trabaja muy de la mano con el Gobierno del Estado y las decisiones que ha tomado al respecto, pero si llega el Decreto, habría puntos de conflicto. Por lo pronto ya tienen mesa de trabajo con el Secretario del ramo en Jalisco, para ver posibles soluciones.

 

De todas maneras lo que se quiere por parte de muchos restauranteros es abrir el siguiente fin de semana y los que se puedan, para realizar ventas que los ayuden a pagar nóminas y proveedores, por lo menos.