Guadalajara, Jal. Mx., // //
En México cayó la confianza del consumidor y del empresariado
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
En México cayó la confianza del consumidor y del empresariado

De acuerdo a un estudio denominado Radiografía de la Industria Mexicana que presentó la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), misma que encabeza Manuel Herrera Vega, tan solo en el mes de enero del año en curso la confianza del consumidor y del empresariado tuvo una baja considerable.

 

Luego explica dicho estudio que todo parece indicar que se debió a que el 2016 cerró con un incremento del PIB del orden de 2.3 por ciento , que representa una ligera desaceleración respecto a 2015, igualando los niveles de crecimiento observados durante 2014.

 

Y fue por ello que “la confianza de consumidores y empresarios cayó a niveles históricos en el primer mes del año, convirtiéndose en un mes sombrío para la percepción de los agentes económicos”.

 

Al exponer su punto de vista la Concamin señala que “es evidente que los empresarios del país iniciamos el año bajo el asedio de diversas fuerzas erosivas tales como el descenso en los pedidos y las ventas; problemas de cobranza; mayores costos de operación y recorte en las utilidades”.

 

Lo anterior afecta sus flujos de caja e incremente extraordinariamente sus desafíos para el desplazamiento de inventarios y la cobertura de las necesidades asociadas al capital de trabajo.

 

La firma del Acuerdo para el fortalecimiento económico y la protección de la economía familiar, suscrito en la primera mitad de enero, ha sido un importante paso en la dirección correcta, para evitar el desbordamiento de los precios y definir una agenda de trabajo a favor del necesario e inaplazable fortalecimiento de la planta productiva nacional.

 

Indica luego que “tal y como lo hemos señalado, la industria mexicana cerró 2016 presentando signos inquietantes en materia de producción, exportaciones y costos, e inició 2017 en un ambiente difícil, adverso y cargado de desafíos para recuperar su trayectoria ascendente”,

 

Uno de ellos es que su producción dejó de crecer, cerrando 2016 en virtual estancamiento, a diferencia del avance moderado reportado en los dos años previos.

 

Reiteró que México presenta un panorama externo impredecible e incierto y un ambiente nacional con dificultades para la operación de empresas y agentes económicos. En efecto, las primeras semanas de 2017 han sometido a una dura prueba a la economía, consumidores y empresarios.

 

La incertidumbre en torno al curso que seguirán las relaciones comerciales con Estados Unidos; la cautela de los agentes económicos frente al cambio en el panorama nacional; el efecto acumulado de la depreciación de nuestra moneda sobre los precios de los artículos de importación, los costos de las empresas y los planes de inversión; el incremento en las tasas de interés; el impacto asociado a los incrementos a insumos de consumo generalizado como las gasolinas, diésel, gas natural, gas licuado de petróleo y la electricidad (para industria y comercio), así como la desaceleración en las ventas del sector comercio y retroceso de las exportaciones a Estados Unidos, dan cuenta de la dura cuesta que enfrentamos en los albores del año.