Guadalajara, Jal. Mx., // //
Celebra Guadalajara el 478 aniversario de su fundación
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Celebra Guadalajara el 478 aniversario de su fundación

Guadalajara conmemoró el 478 aniversario de su cuarto y definitivo asentamiento en el Valle de Atemajac con una sesión solemne de Ayuntamiento en la que se entregó el Premio Ciudad de Guadalajara al tapatío, Francisco Adrián Barreda García, quien fue reconocido por preservar la cultura en nuestra ciudad. La sesión se realizó en la Plaza Fundadores, detrás del Teatro Degollado, sitio en el que se presume que se reunieron las 63 familias ibéricas que forjaron lo que hoy es nuestra ciudad.

 

Como tapatías y tapatíos debemos estar orgullosos de nuestro pasado, pero también debemos asumir el compromiso de consolidar nuestro presente pensando en el futuro. Como Presidente municipal sé de los problemas que vivimos, pero también estoy convencido de que la nuestra es una urbe resiliente, plena de talento, comunicada con el mundo, innovadora, dinámica y en constante transformación”, afirmó el Presidente municipal, Ismael Del Toro Castro.

 

Destacó que “hoy, Guadalajara es reconocida como una de las mejores ciudades para vivir, invertir o impulsar un negocio; somos una ciudad innovadora, abierta y sensible, que tiene el talento necesario para competir en el mundo, que hace de las alianzas y el trabajo en equipo su estrategia para potenciar sus resultados”.

 

A su vez, el Secretario general de Gobierno, Enrique Ibarra Pedroza, en representación del Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, hizo una reseña histórica de la fundación de Guadalajara, desde su primer asentamiento hasta su consolidación.

 

Durante la sesión se hizo entrega del Premio Ciudad de Guadalajara a Francisco Adrián Barreda. Su hija, Ángela Irene Barreda, agradeció a nombre de su padre y su familia el reconocimiento otorgado al promotor cultural.

 

Realizan Guardias de Honor.

 

Tras la sesión solemne, el Presidente tapatío, Ismael Del Toro Castro, encabezó dos guardias de honor: la primera, a Miguel de Ibarra, primer alcalde de la ciudad, y la segunda a doña Beatriz Hernández, quien jugó un papel trascendental en el establecimiento de Guadalajara en el Valle de Atemajac.

 

Del Toro Castro estuvo acompañado por ciudadanas y ciudadanos, regidores, representantes de los tres poderes, líderes de la iniciativa privada, y estudiantes de la escuela primaria Juana de Asbaje.