Guadalajara, Jal. Mx., // //
“En el Cónclave me regalaron una corneta que pita como borreguito con hambre”: Cardenal Sandoval
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

El Cardenal Juan Sandoval Iñiguez lo recuerda luego de lanzar una sonora carcajada: “en el cónclave los Cardenales me regalaron una corneta que pita como borreguito con hambre”.

Se trató del obsequio que le dieron por su labor durante la elección del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco.

No fue de gratis, dice durante una charla con Axópolis.com. Se trató –diríamos así- del pago por el trabajo realizado.

Lo que pasa que el Arzobispo Emérito de Guadalajara, en su cargo de Cardenal elector, lo eligieron para que dijera a “capela”, los nombres por los que se votaba para la sucesión de Benedicto XVI.

Fue elegido por su fuerte voz, que se hacía llegar a todos los rincones de la Capilla Sixtina, lugar de la votación que, como se sabe, es secreta y no se quisieron utilizar métodos electrónicos como el micrófono, porque se podría –en un momento dado- filtrar alguna información.

Los Cardenales asistentes le dieron a Sandoval Iñiguez el mote del “Micrófono de Dios”. Desde luego que en todo el proceso el Cardenal habló en italiano, idioma que domina, al igual que el inglés, latín, francés y por supuesto español.

En la entrevista, comentó que la cornetita que le regalaron es de material “es como con las que aprenden los niños”.

Dijo que hace ocho años, en el 2005, cuando fue el Cónclave en donde se eligió a Benedicto XVI, también le tocó participar en el escrutinio y de allí los Cardenales se fijaron en su fuerte voz y en esta ocasión, por decisión unánime, fue el elegido para “cantar” los nombres de los papables.