Guadalajara, Jal. Mx., // //
Más de un millón de empanadas se venden en Semana Santa
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
FOTO Laura Gutiérrez FOTO Laura Gutiérrez

 

En la zona metropolitana de Guadalajara se venden durante la Semana Santa, especialmente de jueves a domingo, más de un millón de empanadas. La tradición sigue vigente, asegura el presidente de la Sección Especializada de Panificadoras de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ), Carlos González.

Las hay de crema pastelera, que son de las más vendidas, pero también de camote, calabaza, atún y hasta de camarones. La venta tradicional se realiza en el centro de la ciudad y afuera de prácticamente todas las iglesias, pero también la gente acude a las panaderías establecidas.

Ya es una añeja tradición, sobre todo el Jueves Santo, cuando se acostumbra la visita a los Siete Templos, como conmemoración de la Pasión de Cristo y es muy presente en el centro de la ciudad.

En entrevista Carlos González recomienda que la gente compre en los negocios establecidos, porque según estudios que se tienen en la cámara, por cada establecido hay seis informales.

El problema, dice, es sobre todo de sanidad, porque los informales no se ajustan a las normas de salud y además, les hacen mucha competencia desleal a quienes están en la formalidad y pagan sus impuestos puntualmente.

Carlos González es propietario de la Panificadora “Don Manuel”, nombre que lleva en honor de su padre y desde hace 40 años producen las tradicionales empanadas.
No las vende en el centro de la ciudad, lo hace en su establecimiento, el cual tiene mucha demanda por su sabor y variedad, pero también porque está al lado de la iglesia de Santa Rosa de Lima, en la colonia Las Aguilas, donde se realiza una de las más importantes representaciones del Vía Crucis en la ciudad.

Dice que en la zona metropolitana existen cerca de dos mil panificadoras debidamente establecidas, de las cuales el 30 por ciento están afiliadas a la CIAJ.

Cabe señalar que de acuerdo a la gente que vende empanadas en el centro de la ciudad, esta tradición surgió hace 65 años, cuando, ante la baja venta del producto durante los meses de primavera, propietarios de diversas panaderías tomaron la decisión de hacer algo para llamar la atención de sus clientes, por lo que aprovecharon la visita al Centro de los fieles por los festejos de Semana Santa y salieron a venderlas principalmente en las calles de Morelos, Liceo y Alcalde-16 de Septiembre.
 
Sin embargo, hay una segunda versión sobre esta tradición y es la que relata en sus escritos el cronista Armando González Escoto que señala que la tradición de regalar este pan por estas fechas, está presente desde que llegó la evangelización y comenzó en los monasterios, que eran muy socorridos porque ofrecían los panecillos más deliciosos y mandaban regalar panes a los bienhechores y a los familiares y mucha gente iba a comprar pan ahí para regalar el Jueves Santo.