Guadalajara, Jal. Mx., // //
Recomienda SSJ extremar cuidados de la piel en temporada de invierno
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Recomienda SSJ extremar cuidados de la piel en temporada de invierno

Debido al descenso de temperatura ambiental, propio del invierno, durante esta temporada deben extremarse los cuidados de la piel, lo que evitará desde molestias simples hasta exacerbación de ciertas enfermedades en este órgano, por lo cual el Instituto Dermatológico de Jalisco “Dr. José Barba Rubio”, comparte con la población en general algunas medidas importantes de autocuidado.

 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, es el primer contacto que existe entre el medio externo e interno que forma el organismo, explicó el especialista en dermatología, José Alfredo Soto Ortiz, tras destacar que la piel sufre modificaciones por situaciones como el estrés, el cambio de clima -tanto el calor como el frío afectan- como por ambientes hostiles, modificados por la gran contaminación que prevalece en las grandes urbes.

 

En esta ocasión me quiero referir al efecto del etéreo dañino que tiene el frío sobre la piel. Cuando bajan las temperaturas la piel debe tener la capacidad de regular la cantidad de calor interno y externo, obviamente cuando el viento y el frío pasan sobre la piel eso hace que disminuya la temperatura y que se sufran modificaciones en las distintas capas de la piel particularmente en la epidermis”, expuso en conferencia de prensa.

 

El médico comentó que todas las personas tienen la misma tolerancia al frío, aquellas con un tejido adiposo más grueso en el tejido celular subcutáneo son menos sensibles. En cambio, otras sufren urticaria al frío, por razones de tipo genético, y ante las bajas temperaturas comienzan a presentan ronchas o pápulas, que pueden ser pequeñas o de mayor tamaño.

 

Soto Ortiz mencionó que las personas que tienen enfermedades del tejido conectivo, como el lupus eritematoso sistémico o el localizado en la piel (un trastorno que afecta también los músculos y se llama dermatomiositis), son más susceptibles al frío.

 

Las enfermedades del tejido conectivo que son producidas por razones que se desconocen y que producen anticuerpos que atacan el tejido conectivo, el cual es el más abundante que existe en la piel y se encuentra en la dermis y en el tejido celular subcutáneo. Esta primera capa de la piel, cuando por el efecto del frío se le empiezan a cerrar los vasos sanguíneos, disminuye el aporte de sangre y entonces se presentan manifestaciones clínicas como palidez de la piel, incluso úlceras en los dedos y en general cambio a nivel de los órganos internos” detalló.

 

Refirió que lupus pernio es una enfermedad que afecta particularmente a mujeres en la temporada de frío, a quienes se les empiezan a formar ronchas en los nudillos de las manos, que son dolorosas y ocasionan prurito o comezón.

 

Los pacientes con enfermedades autoinmunes van a requerir mayor protección ante el frío: Usar sweater, chamarras, bufandas, y evitar ambientes fríos en la medida de lo posible.

 

Otro grupo afectado es el de personas con diabetes. “Al reducir la circulación hacia la piel van a tener piel más seca, porque la cantidad de aporte nutritivo que le llega a la piel, por la diabetes disminuye”, explicó.

 

Lo mismo sucede con la edad. Al llegar a los 50 años empieza la disminución del aporte sanguíneo, condición que aumenta y provoca que, en la tercera edad, la piel sea más delgada y menos hidratada.

 

Los adultos mayores deben aplicarse crema humectante las veces que quieran para evitar que su piel se vuelva quebradiza, con fisuras, e incluso grietas por la que puede salir sangre; además deben tomar baños cortos y con agua tibia.

 

El especialista apuntó que los niños también son vulnerables, si bien, en los niños menores de 10 años se presenta más comúnmente la dermatitis atópica, un padecimiento de tipo genético y ambiental, por lo cual la piel es extraordinariamente delicada a los cambios de temperatura, tanto al calor como al frío, y no tienen adecuadas defensas en la piel.

 

La recomendación es que usen ropa de algodón, además de lavarla con jabones no perfumados, ni suavizantes; no ponerles vestimenta sintética o de lana, aplicar humectantes de tres a cinco veces al día. Deben tomar baños cortos y evitar las corrientes de aire frío para mantener una piel hidratada.