Guadalajara, Jal. Mx., // //
Advierte SSJ sobre riesgos por uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Advierte SSJ sobre riesgos por uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores

Coprisjal presentó propuesta de reforma a la ley para regular estos dispositivos.


Se ha documentado que utilizan sustancias nocivas para la salud como el propilenglicol, que también se emplea como anticongelante para los automóviles

 

Debido a que utilizan sustancias nocivas para la salud, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), exhortó a la población a evitar el uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores.

 

En rueda de prensa, la titular de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Jalisco (Coprisjal), Denis Santiago Hernández, compartió que el pasado 25 de septiembre, el Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (Conave), emitió un aviso epidemiológico en el que se asocia el uso de cigarrillos electrónicos o vapeadores con el desarrollo de enfermedad pulmonar grave.

 

Todavía no se sabe a ciencia cierta hasta dónde pueden dañar la salud de las personas, aunque ya existen los casos. Se tienen que tomar medidas preventivas y acciones sobre todo de fomento y prevención”, expresó la titular de Coprisjal.

 

En el más reciente operativo, nosotros hemos realizado visitas de verificación a los establecimientos que expenden este tipo de productos y se han asegurado 220 dispositivos, sin embargo, es necesario seguir realizando acciones de verificación sanitaria para proteger la salud de los jaliscienses dentro del marco de la legalidad y en acatamiento de los lineamientos del sistema federal sanitario”, agregó.

 

Santiago Hernández detalló que algunos de los síntomas de la enfermedad pulmonar grave son: tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, nauseas, vómito, diarrea, fatiga o dolor abdominal.

 

Si se ha utilizado el cigarrillo electrónico o vapeador y aparecen estos síntomas sin evidencia de un diagnóstico médico previo asociado a un proceso cardiaco, reumatológico o neoplásico con evidencia de datos radiológicos de infiltrado pulmonar, se debe acudir inmediatamente a un médico y suspender el uso de este dispositivo”.

 

Actualmente, abundó Santiago Hernández, la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió una sentencia en la que ordena que estos dispositivos sean considerados como productos de tabaco, por lo que no se cuenta con una regulación específica para éstos.

 

Es por ello, señaló, que Coprisjal ha presentado una propuesta de reforma y adición a la Ley General para el Control del Tabaco, la cual ha sido enviada para su análisis a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

 

En su intervención, el Secretario Técnico del Consejo Estatal Contra las Adicciones en Jalisco (CECAJ), Ignacio Contreras Ramírez, explicó que el cigarrillo electrónico, además de la nicotina, utiliza saborizantes y sustancias altamente adictivas, muchas de ellas cancerígenas.

 

Se ha documentado que los cigarrillos electrónicos utilizan una sustancia llamada propilenglicol, que también se emplea como anticongelante para los automóviles”, indicó Contreras Gutiérrez.

 

Explicó que este dispositivo inicialmente fue utilizado como una herramienta para dejar de fumar, aunque con el paso del tiempo se le ha adicionado nicotina, lo que ha aumentado el consumo en niños y adolescentes.

 

Próximamente se va a realizar una campaña en todas las dependencias públicas y escuelas se van a distribuir carteles donde se advierte sobre los daños de este cigarro electrónico”, anunció el titular del CECAJ.

 

Por su parte el jefe del Departamento de Epidemiología del CECAJ, Luis Javier Robles Arellano, señaló: “muchas veces las personas creen que por el hecho de no tener una presentación semejante a un cigarro, no es un producto nocivo, esos diseños están especialmente pensados para atraer a la población adolescente”.

 

Recalcó que no está demostrada la eficacia de estos productos como una alternativa para dejar de fumar, ya que el 90 por ciento de las personas que los utilizan como terapia disuasiva, regresan a fumar tabaco nuevamente o lo consumen de manera combinada.

 

Añadió que los grupos de población más susceptibles para desarrollar la enfermedad pulmonar grave son las personas de la tercera edad, jóvenes, mujeres embarazadas o personas que tengan problemas respiratorios, coronarios o cardiacos.