Guadalajara, Jal. Mx., // //
Los “copudos” de la FIL bailan la “cachi cachi porra” en pleno Jam de Escritura
0 Comentarios Por
Alberto Ruy Sánchez y Adrián Haidukowski mostraron a su público una forma muy diferente de leer y escribir
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Los “copudos” de la FIL bailan la “cachi cachi porra” en pleno Jam de Escritura

El proyecto de improvisación de escritura en vivo iniciado por el guionista argentino Adrián Haidukowski desde 2007, y que ha recorrido más de 150 países, se llevó a cabo en el último día de la Feria, en compañía de Alberto Ruy Sánchez y la musicalización del dj Lumen Lab. El proceso creativo de un escritor, que normalmente es un momento íntimo, se convirtió en un espectáculo cuando los escritores se presentaron frente al público con una computadora y una pantalla donde se mostró todo lo plasmado en una hoja de Word, exhibiendo al auditorio su escritura espontánea mientras la música del dj los acompañaba.

Sin más luz que la del proyector y una lámpara en la mesa de los escritores, el público empezó leyendo las letras de Adrián, quien agradeció virtualmente su presencia y contó la experiencia que ha vivido con el proyecto en diferentes países, como Venezuela, Argentina, Chile y Barcelona: “En esa ciudad se vivió como un partido de futbol; cada buena frase del jam la gente la aplaudió como un gol”, escribió.

Más adelante improvisó la historia de un “copudo”, es decir, una persona con mucha onda, según explicó, a quien invitaban a bailar. Esta escena la acompañó con un gracioso video de Youtube que complementó la historia y causó las risas del público que miraba atento. “En Youtube siempre nos encontramos sorpresas, es la nueva literatura, no lean más”, recomendó. “Yo he escrito de todo, incluso le he escrito libros a Paulo Coelho... Firmé un contrato de silencio, por eso lo estoy escribiendo”, bromeó. “Todos los que están en sus celulares busquen @jamdeescritura en Twitter”, escribió.

“Adrián es un ‘copudo’ y todos nosotros somos los ‘copudos’ de la FIL”, escribió Alberto Ruy Sánchez cuando fue su turno de usar el teclado. En medio de varios errores de dedo recordó los tiempos en los que su amigo, el Tirantes, venía a la FIL, iban juntos al salón Veracruz antes de que cambiaran el estilo musical del lugar y cuando hacían su entrada al salón ponían la cumbia “El Tirantitos”, pieza que, a su juicio, formaba parte de la FIL en aquellos tiempos; cuando escribió esto la cumbia resonó en el Salón 4 y el escritor empezó a moverse al ritmo de la música desde su asiento. “¿Quieren bailar?”, escribió para después pedir que se pusieran de pie y descendió del estrado para sacar a bailar a una periodista que estaba en la primera fila; “Ruy puede con muchas”, escribió Adrián invitando a más gente a unirse. Más de quince mujeres aprovecharon la oportunidad de bailar con el escritor al ritmo de “la cachi cachi porra”, y más adelante Adrián se unió al baile con “La bala”.

“¡Esto sí es un verdadero jam de escritura!”, escribió Haidukowski de vuelta a su asiento, con una emoción que se reflejaba en su rostro, “nunca antes se había vivido tanta improvisación en el jam, fue mejor que en Barcelona, que en Caracas y que en todo el mundo”, tecleó. Para concluir con la sesión obsequiaron libros al público que los acompañó en el baile.

 

 

 


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha