Guadalajara, Jal. Mx., // //
Empleados de tiendas piensan que le hacen un favor al venderle un producto
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
Empleados de tiendas piensan que le hacen un favor al venderle un producto

Son muchas las personas que a través del tiempo lo han comentado, no es algo que solo me haya pasado a mí. En muchas tiendas de diferentes zonas y niveles, los empleados se comportan como si le hicieran un favor a la persona que acude a adquirir un producto o un servicio.

 

Por ejemplo en una tienda de ropa no se fijan en la persona que llegó primero y atienden a veces a la persona cuando -literalmete- les da la gana. Si el empleado o la empleada anda de mal humor, de inmediato salen con el “no hay”. Claro como no es su negocio.

 

Si es en una zapatería, el consumidor primero ve lo que le agrada. Si duró 10 minutos decidiéndose, en la mayoria de los casos en ese lapso no se le acercó ningún empleado a decirle si la podía atender. Hay que ir hacia ellos y solicitales la atención. Vaya.

 

En una tienda de autoservicio me ha tocado ver por ejemplo que ciertos anaqueles los tienen días solos. Por ejemplo el de las palomitas de maíz duraba días sin producto y nadie sabía nada.

 

Con los días seguro les llamaban la atención y llenaron el estante, pero en ninguna había bolsa ni código de barras. Si la llevaba a la caja, decía que no contaban con el código y simple y secillamente no le vendían nada. Eso pasa porque no son los dueños del negocio y porque no tienen sentido de responsabilidad ni de nada.

 

También en una lavandería el personal no está capacitado y se han dado casos de que pierden las prendas o las echan a perder y no pasa nada. Solo se ríen. Nunca le resuelven el problema al cliente.

 

Con este tipo de actitudes de parte del personal de los establecimientos, seguro que muy pronto el negocio no tendrá clientes y cerrará sus puertas. Estos malos empleados perderán su empleo, pero seguro le echarán la culpa al gobierno.

 

Muchas veces sucede porque los dueños de esos negocios son improvisados e igual que nuestros políticos, no se dan cuenta de que el ciudadano es quien manda. Si éste no les consume, no hay negocio.

 

También esto sucede en muchas ocasiones porque buscan personal sin capacitación y a quienes les van a pagar muy malos salarios y no les darán prestaciones. Simple y sencillamente esto lo hace alguien que no sabe ser empresario. No hay de otra.

 

Que bonito es cuando llega la persona tienda y la atienden con mucha diligencia, seguro que compra hasta lo que no había pensado.