Guadalajara, Jal. Mx., // //
Hay quien comunica más con el cuerpo que con la boca
0 Comments By
Font size: Decrease font Enlarge font
Hay quien comunica más con el cuerpo que con la boca

Hay quienes nos dicen más cosas con su lenguaje corporal que con la boca o lo que es peor, con el primero se conocen las mentiras que con el segundo se pretende sean verdades. Aquí lo importante es aprender a leerlo.

 

Dicen los expertos que el lenguaje corporal es un espejo de las emociones reales. Si no lo cree, cuando platique con alguien, sobre todo cuando se trate de un tema delicado, primero vea lo que dicen sus ojos, luego los gestos de la boca y también sus manos y sus pies.

 

El lenguaje corporal es una forma de comunicación que utiliza los gestos, posturas y movimientos del cuerpo y rostro para transmitir información sobre las emociones y pensamientos del emisor.

 

Suele realizarse a nivel inconsciente, de manera que habitualmente es un indicador muy claro del estado emocional de las personas. Junto con la entonación vocal forma parte de la comunicación no verbal.

 

El idioma del cuerpo no debe ser tomado como una verdad absoluta porque existen muchos factores ambientales que pueden influir sobre él, pero sí dice mucho.

 

Aquí dejo unos ejemplos para experimentar y hacer expertos en este lenguaje

 

Significado de los gestos de la cara

 

El rostro es la lupa de las emociones, por eso se dice que es el reflejo del alma. Pero como en toda interpretación del lenguaje no verbal, debe ir con cuidado de no evaluar los gestos de la cara por separado ya que habitualmente forman parte de un estado emocional global y pueden dar lugar a varias interpretaciones.

 

¿Verdad que cuando un niño ve algo que no le gusta se tapa los ojos en un intento de hacer que eso desaparezca de su realidad? ¿O corre a taparse la boca después de decir una mentira?

 

Pues aunque en los adultos la magnitud es mucho menor, en cierta medida seguimos atados a este comportamiento primitivo.

 

En general, cuando alguien se lleva las manos a la cara suele ser producto de algún pensamiento negativo como inseguridad o desconfianza. Aquí tienes varios ejemplos concretos.

 

Taparse o tocarse la boca

 

Si se hace mientras se habla puede significar un intento de ocultar algo. Si se realiza mientras se escucha puede ser la señal de que esa persona cree que se le está ocultando algo.

 

Tocarse la oreja

 

Es la representación inconsciente del deseo de bloquear las palabras que se oyen. Si tu interlocutor lo realiza mientras hablas puede significar que desea que dejes de hablar.

 

Tocarse la nariz

 

Puede indicar que alguien está mintiendo. Cuando mientes se liberan catecolaminas, unas sustancias que inflaman el tejido interno de la nariz y pueden provocar picor. También ocurre cuando alguien se enfada o se molesta.

 

Frotarse un ojo

 

Es un intento de bloquear lo que se ve para no tener que mirar a la cara a la persona a la que se miente. Cuidado con la gente que se toca mucho la nariz y se frota los ojos cuando habla con alguien.

 

Rascarse el cuello

 

Señal de incertidumbre o de duda con lo que uno mismo está diciendo.

 

Llevarse un dedo o algo a la boca

 

Significa inseguridad o necesidad de tranquilizarse, en una expresión inconsciente de volver a la seguridad de la madre.

 

Levantar la cabeza y proyectar la barbilla hacia adelante

 

Un signo que pretende comunicar expresamente agresividad y poder.

 

Asentir con la cabeza

 

Se trata de un gesto de sumisión contagioso que puede transmitir sensaciones positivas. Comunica interés y acuerdo, pero si se hace varias veces muy rápido puede comunicar que ya se ha escuchado bastante.

 

Ladear la cabeza

 

Es una señal de sumisión al dejar expuesta la garganta. Si lo realizas mientras asientes cuando estés escuchando a alguien, lograrás aumentar la confianza de tu interlocutor hacia ti. En el caso de las mujeres también se ha observado que se emplea para mostrar interés por un hombre.

 

Variar el tamaño de las pupilas

 

No puede controlarse, pero la presencia de pupilas dilatadas suele significar que se está viendo algo que agrada, mientras que las pupilas contraídas expresan hostilidad. En cualquier caso, son variaciones muy sutiles que a menudo quedan enmascaradas por los cambios ambientales en la intensidad de la luz.

 

Levantar las cejas

 

Es un saludo social que implica ausencia de miedo y agrado. Hazlo frente personas a las que quieras gustar.