Guadalajara, Jal. Mx., // //
Ándele, ahora ya hay “salario emocional”
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
Ándele, ahora ya hay “salario emocional”

Lo que hay que inventar para que los “millenials “ y otros tantos flojitos quieran poner a trabajar. El “Salario Emocional”, pues como dicen en mi rancho “vénganos tu reino”. Es cierto, es imposible trabajar al cien por ciento con mala paga. Se trabaja para vivir, no para que la gente quiera talento regalado, pero también por otro lado creo que exageran.

 

En días pasados me llamó la atención un artículo editorial de la firma KPMG, escrito por Oliver Román, Socio de Seguridad Social y Servicios Fiscales en Remuneraciones de dicha empresa, en donde señala que “a diferencia de hace algunos años, las generaciones de hoy necesitan mayores atractivos que trascienden el aspecto monetario; ya no basta solo considerar bonos, premios o vales de despensa”.

 

Agrega que “hoy la propuesta de las empresas debe aportar valor agregado y permitir que exista un equilibrio entre el ámbito personal, social y laboral, es decir, un “salario emocional”.

 

Cierto, ya no se puede ser “negro” de cualquiera. Hay que valuarse bien y no depreciarse al ser barato. Se deje cumplir con lo que marca la ley en cuanto a los estímulos al trabajar y ser puntuales en todas y cada una de las responsabilidades de ambos lados, pero también es cierto que esta generación de “millenials”, se ofende por todo.

 

Son peor que jarritos de Tlaquepaque y en muchos de los casos, muy ignorantes incluso de su misma profesión, pero de allí a que les pongan todo en bandeja de plata para que trabajen se me hace algo ya fuera de lo normal.

 

El artículo de marras señala incluso que “el salario emocional considera aspectos que permitan el desarrollo de una carrera profesional, como el factor costo-tiempo por ejemplo: traslados entre el hogar y el lugar de trabajo, esquemas de home office, los horarios flexibles, la libertad de opinión e innovación, el reconocimiento, las oportunidades, entre otros.

 

De acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2019, las organizaciones muestran una constante en cuanto a las acciones que llevarán a cabo para incrementar su competitividad, utilidades y crecimiento. En este sentido, desarrollar y retener el talento es una de las principales estrategias que emplearán 8 de cada 10 empresarios (87%) para el crecimiento de su organización.

 

Es por esto por lo que el salario emocional juega un rol importante y es un aspecto que no deben descuidar los líderes de las organizaciones, pues tomar acciones inadecuadas al respecto podría implicar una pérdida de talento, lo que disminuiría la productividad, generando un ambiente laboral negativo”; hasta aquí la cita del articulo.

 

Bueno, pues con todo esto, al rato voy a estar cobrando por letra o ¿no?