Guadalajara, Jal. Mx., // //
En materia de movilidad, la sociedad tiene mucho que ver (y los gandallas también)
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
En materia de movilidad, la sociedad tiene mucho que ver (y los gandallas también)

Este domingo 3 de noviembre, se iniciaron los trabajos del antes conocido como Peribús, ahora MI Macro Periférico y es un esfuerzo del Gobierno del Estado por mejorar algo que es un enorme problema, la movilidad del área conurbada de Guadalajara. Por donde usted circule y sobre todo en horas pico, la circulación va a vuelta de rueda, desesperantemente.

 

Y aquí es donde entramos quienes circulamos en automóvil, motocicleta, vehículos de transporte de mercancía, transporte público, vaya hasta quienes van en bicicleta o los peatones mismos.

 

Ustedes me podrán decir lo que quieran, que urbanísticamente la ciudad está mal diseñada (tengo años oyendo esto) que se hizo un cochinero en la construcción de la Línea 3 del Tren Eléctrico, que las ciclo vías están subutilizadas y son más estorbo que aportación de movilidad, vaya hay mucho de cierto.

 

Pero nosotros somos parte del problema, un enorme problema que significa: desperdicio de tiempo, enorme desgaste de la población y un desplome en productividad.

 

¿Cómo manejamos? ¿Se han dado cuenta del peligro que significan los repartidores de comida en motocicleta? Zigzagueando entre carros, cambiando de carril, manejado rapidísimo, de repente aparecen al lado de los autos y quien va manejando no se ha dado cuenta pues por su velocidad no se les logra detectar. 

 

Recuerdo que cuando llegó Honda a construir su planta a los terrenos del corredor de El Salto hace ya varios años, los directivos de la marca hablaban de popularizar el uso de la motocicleta y convertirla en una gran herramienta de movilidad como en las grandes ciudades de oriente, pero…. no contaban con una cosa, las culturas orientales son muy apegadas al orden y al respeto, así son educados sus ciudadanos, aquí y con mucha pena tenemos que reconocer que en las calles prolifera el gandallismo.

 

Y no solo es el caso de las motocicletas, camionetas repartidoras de mensajería, camionetas de reparto, vehículos recolectores de valores, bueno, hasta pipas de gas, más los y las conductoras que se transforman detrás de un volante, la ley de la selva, el caos total y perdón, pero aquí no tiene la culpa el gobierno, ni el estatal ni el federal.

 

Así que Mi Macro Periférico, la Línea 3 del Tren Ligero o cualquier obra que realiza puede ser impecable, pero si seguimos siendo gandallas, de nada servirá.