Guadalajara, Jal. Mx., // //
Parece que nos hacen un favor al darnos un servicio
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
Parece que nos hacen un favor al darnos un servicio

Todos sabemos que la calidad en el servicio es lo que distingue a las empresas, sobre todo a las comerciales, las que trabajan de forma directa con el consumidor final. Pero es curioso que en Guadalajara y su zona metropolitana, en muchos lugares eso de ser amables no se les da.

 

A través de los años varias personas me han hecho el comentario de que en esta ciudad la gente que atiende al consumidor en su mayoría lo hace, si no de mala gana, en forma poco amable. Como si estuvieran haciendo un favor.

 

Por ejemplo en una papelería, en donde el cliente toma turno, cuando lo atiende el empleado no le dice ni buenos días o buenas tardes. Sólo el conocido ¿Qué va a llevar? Se le indica, le hace su nota de venta, pasa a la caja y paga, luego recoge su compra. Esto sucede en el mejor de los casos.

 

Hay otras ocasiones que dentro del propio sector privado, llega el cliente y si es la hora de comer, de tres cajas que hay -suponiedo que es una farmacia- sólo está abierta una. El resto está comiendo, no importa que la fila para pagar esté muy larga. Si estuviera el dueño no harían eso, sin duda alguna.

 

Y no se le ocurra pensar que en los bancos la atención es de primera. Hay algunos que más parecen dependencias de gobierno, por lentos y malhumorados. Lo peor del caso -y me ha tocado verlo- es cuando el cajero prácticamente grita que el cliente que está en ventanilla llevará equis cantidad de dinero en efectivo. ¿Por qué lo tiene que gritar? Ni me digan que no parece otra cosa.

 

Otros casos patéticos. Por ejemplo en una lavandería pierden la ropa y acusan al cliente de que nunca la llevó y lo hacen con groserías. La dejan sucia y maltratada y ni se le ocurra quejarse porque la regañan.

 

Luego dicen que la situación del país les hizo que cerraran sus puertas. No señores, es su mal servicio y su gente poco amable y nada competente que tienen ofreciendo el servicio lo que les provoca crisis. He dicho.