Guadalajara, Jal. Mx., // //
Las mipymes tienen que presumirse
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
Las mipymes tienen que presumirse

No sólo las grandes y conocidas empresas deben presumirse. Mucho mérito tienen también las micro, pequeñas y medianas empresas, conocidas como mipymes y deben de mostrarse al mundo. Este tipo de negocios les han costado mucho a -por ejemplo- señoras que quedaron solas con hijos pequeños, a hombres que no encontraron empleo o era imposible vivir de él.

 

Al joven emprendedor -hombre o mujer- que desarrolla un proyecto con un adecuado plan de negocios, también le ha costado trabajo y sobre todo mucha persistencia, que es como se hacen en realidad los negocios exitosos.

 

Prácticamente todos conocemos la historia de aquella empresa que el abuelo emprendió casi de la nada y que ahora ya tiene presencia en todo el mundo, pero no conocemos la de la señora que creó un pequeño taller artesanal y que lo trabaja día y noche para sacar adelante a su familia.

 

Son muchas las mujeres que han creado estas empresas y que son muy interesantes, pero también los hombres tienen lo suyo y una forma de aportar a su economía, es promocionarlos, darlos a conocer de la forma en que se nos haga más fácil y que tengamos la facilidad.

 

En nuestra sociedad somos muy dados a la envidia. Si alguien instala un negocio y se supone que es amigo, no lo promocionamos. Ni siquiera le damos “compartir” en alguna red social. Dentro de nosotros estamos deseando que le vaya mal y eso no es de Dios y lo peor es que se devuelve tarde que temprano porque es una mala acción.

 

Si no podemos en ese momento adquirir su producto o servicio, una muy buena ayuda es promocionarlo. Si sabes de alguien que organiza fiestas infantiles -por ejemplo- coméntaselo a todos tus conocidos para que en el momento que lo requieran ya tengan pensada esa acción.

 

Seamos buenas personas. No hagamos daños, porque muchas de las veces instalar un negocio no significa que la persona que lo hace tenga mucho dinero y se vaya a ser millonaria. Lo único que quiere es salir adelante. Tengamos conciencia y solidaridad.