Guadalajara, Jal. Mx., // //
Hay trabajo pero no lo quieren
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
Hay trabajo pero no lo quieren

Así están las cosas, al menos en la zona metropolitana de Guadalajara. En varias empresas, tanto industriales como de comercio y servicios, están solicitando personal para contratar, pero no pueden cubrir las vacantes.

 

A ver, aquí hay varios puntos a analizar. Uno de ellos es el de los jóvenes. La generación actual está hecha de diferente pensamiento, donde la responsabilidad no es una de sus cartas fuertes. Sin generalizar por supuesto.

 

Jóvenes de prepa, que en sus familias se tiene alguna necesidad de contar con más ingresos, resultado que son complicados para encontrar un trabajo que les guste. No se adaptan a los horarios, ni a los jefes ni a las responsabilidades. No todos, insisto.

 

En los últimos meses he conocido muchos casos, pero el más actual sucede en la tienda VIP que Chedraui acabó de abrir en Plaza México hace menos de un mes. Los primeros días siempre había gente atendiendo todas las áreas. Todo muy bien.

 

Una semana después, por ejemplo, en el área de comida (que está excelente el concepto), concretamente en la barra de sushi no había nadie atendiendo a pleno mediodía. ¿Qué pasó? Pues que a la chica que estaba allí se le hizo la hora de salida y no llegó la del siguiente turno y fácil, dejaron solo y los clientes estaban molestos con justa razón.

 

En otra ocasión un chico de caja me platicó (ya ven yo como soy de preguntona), que él venía de una de las tiendas de Toluca, que eran varios que llegaron a esa sucursal en apoyo porque faltaba personal. A ellos desde luego que la empresa les pagó viáticos al cien por ciento.

 

La tienda siempre está a reventar y no se dan abasto, porque falta gente que quiera trabajar. ¿Los tratan mal, les pagan mal? Les pregunté a varios. No fue la respuesta rotunda. Uno de ellos que está estudiando la prepa incluso que dijo que le gustaba hacer horas extras porque se las pagaban muy bien. ¿Entonces?

 

Me dijo que mucha gente que entró al principio, se le hizo pensado y ya no regresaron. Que era mucho trabajar las ocho horas que marca la ley. Ino de los jefes me dijo que no están dentro del programa de Jóvenes con Futuro. Son contrataciones directas de la empresa.


También sucede en el sector de la industria del calzado, donde hace unas semanas todavía tenía un déficit de cinco mil plazas, en su mayoría para pespuntadores, que no podían ocupar por falta de candidatos.

 

Afirmaron que les pagan, bien casi igual al sector de la industria manufacturera de exportación. Que no es por eso la falta de gente.

 

A nivel profesional algunos sectores, como el electrónico, le sufre. Aquí es porque no salen muy bien capacitados de las universidades, sobre todo en las carreras de ingeniería, pero lo más preocupante es que no hablan inglés. Sin este idioma no los pueden contratar.

 

Es cierto que hay gente explotadora. Exige mucho y no paga. La gente no se puede mantener dignamente con un solo trabajo y buscan alguno que les acomode horarios para estar en dos partes.

 

En ciertas áreas de ventas, en donde es por comisión, la gente se cansa de los abusos. Para vender el producto o servicio, tienen que invertir en su auto y todo lo que conlleva, como gasolina, etc, aparte de alimentos por si están lejos de su casa.

 

Cuando logran vender, por ejemplo una casa, en la empresa en donde están -sin ningún derecho laboral- la comisión que les corresponde se la reparten entre gente que nunca hizo nada y además tardan dos o tres meses en pagarla. Así la gente no puede ser leal a un lugar.

 

Pero pese a lo anterior, en Jalisco sí hay trabajo. Desde luego si nos gusta lo que hacemos es mejor para todos, pero no digan que no hay oportunidades.