Guadalajara, Jal. Mx., // //
Hay trabajo y no quieren, así no se puede
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Hay trabajo y no quieren, así no se puede

En lo personal -de alguna manera- sí me causa sorpresa el hecho de que mucha gente se queje de que no hay trabajo y por otro lado, en algunos sectores productivos te digan que tienen miles de puestos vacantes. Que hay muy pocos candidatos que presentan solicitud.

 

No es precisamente algo nuevo que existan muchas vacantes de trabajo sin ocuparse. Aquí el punto es que pasan los meses y el asunto sigue igual. Lo volvieron a señalar en la Cámara de la Industria del Calzado de Jalisco. Les faltan cinco mil trabajadores, en su mayoría pespuntadores.

 

Afirman que no es porque los salarios sean malos, sino todo lo contrario. Aunque no señalaron cantidad, se dijo que están al nivel de la industria maquiladora y manufacturera de exportación, en donde en promedio un obrero en una línea de producción, al entrar gana entre 10 mil y 12 mil pesos, más alimentos, transporte, IMSS, Infonavit, vacaciones, capacitación, etc.

 

El problema es que la gente que sí acude a solicitar empleo, no tiene especialización en el área. Pero todo parece indicar que tampoco se quieren capacitar porque en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social están ofreciendo talleres para varios oficios, además la cámara del calzado ya pronto abrirá su instituto de capacitación y esperan que tanto las empresas como las personas se interesen en utilizarlo.

 

Pero también en la industria de exportación (alta tecnología, electrónica, autopartes, etc.), tienen un problema para cubrir todas sus vacantes. Principalmente se trata del idioma inglés y aquí no hablamos de obreros, sino de profesionales. Muy pocos conocen esta lengua a la perfección para aplicarla en el ámbito internacional.

 

Por cierto que en la industria de exportación, ya no se fijan si la persona tiene título o no. En principio, porque ellos tienen sus propios esquemas de trabajo y los capacitan. Además lo que les interesa es que sepan hacer las cosas y las hagan. Que den resultados, que sean eficientes y responsables.

 

Hay personas que saben mucho de alta tecnología y no fueron a la universidad, pero además estas empresas se quejan de que en la carrera no les ofrecen las materias con los temas que los corporativos requieren. Por eso que ahora algunas firmas, por ejemplo Bosch, ofrece a mujeres que no estudiaron una carrera universitaria, capacitación de un año en donde egresan con los más altos estándares de conocimientos, más que los egresados de ingenierias y las contratan con salarios que nunca habían pensando ganar.

 

Así están las cosas en la Cuarta Revolución Industrial.