Guadalajara, Jal. Mx., // //
El mayor regalo… tu vida
0 Comentarios Por
Socio fundador del IMDO, A.C.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
El mayor regalo… tu vida

¡No tengo tiempo!       ¡Me urge!      ¡El tiempo es oro!         ¡Es tiempo perdido!

El tiempo se escurre como agua entre las manos…

 

Las frases anteriores tienen dos cosas en común; son del dominio popular y están relacionadas con el tiempo. Entonces, querido lector se preguntará, ¿por qué este escrito se llama así?: El mayor regalo… tu vida. Si lo analizamos de forma somera, pudiéramos pensar ¿no debió llamarse: El mayor regalo…tu tiempo?

El argumento principal de este escrito es que lo importante es la vida como oportunidad y el tiempo está determinado por la manera en que vivimos la vida o para estar en el mismo canal, como la oportunidad aprovechada. La cuestión es ¿aprovechamos la vida o no? 

Del latín tempus, la palabra tiempo se utiliza para nombrar a una magnitud de carácter físico que se emplea para realizar la medición de lo que dura algo que es susceptible de cambio. Cuando una cosa pasa de un estado a otro, y dicho cambio es advertido por un observador, ese periodo puede cuantificarse y medirse como tiempo.

El tiempo es relativo (concepción de Albert Einstein); a fin de cuentas, invento del hombre en un intento por explicarse los fenómenos del mundo (recordemos la fenomenología de Edmund Husserl como tarea de describir el sentido que el mundo tiene para las personas), como el día (luz) y la noche (oscuridad) que, aunque no estuviéramos presentes los humanos en este mundo, sucederían de igual manera.  En este punto viene a mi memoria la paradoja del árbol que cae y la pregunta que se genera: ¿hace ruido, aunque nadie lo perciba, aunque no lo escuche nadie? 

Reforzando más la idea de que el tiempo es relativo; pensemos en: Robert Johnson, Amy Winehouse, Kurt Cobain, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones… músicos famosos que murieron antes de los 30 años de edad, veintisiete para ser exacto, pero son reconocidos mundialmente por su legado en la música… ¿mucho tiempo o poco tiempo? ¿tenemos la respuesta? 

Si consideramos que, según el INEGI (2016); los mexicanos tenemos una esperanza de vida de 78 años para las mujeres y 73 años para los hombres; ¿cuántos de nosotros lograremos trascender mundialmente como los antes mencionados? Y más los que ya pasamos la barrera de los treinta.

Ahora platiquemos un poco del caso de Adolph Bernard Horn Stevens, mejor conocido como Adolfh Horn. Un viernes 20 de septiembre de 1965 abrió sus puertas la primera sucursal de Helados Bing; un par de días después, se tuvieron que cerrar las cortinas del local anticipadamente, porque la aceptación de los clientes fue tal, que se acabaron el producto antes de lo previsto. En ese entonces, Horn estaba jubilado y tenía 54 años de edad… ¿Mucho o poco?

La historia no termina ahí; en la década de los noventa, por problemas de asociación, se crea la competencia Dolphy, donde la asesoría de Adolph resultó fundamental en el éxito de la empresa. Horn comenzó esta nueva aventura, con 88 años de edad… y la pregunta surge nuevamente ¿Mucho o poco?

Entonces querido lector; planteo para la introversión: ¿Lo importante es el tiempo o de qué manera aprovecho la vida? 

Benjamín Franklin reflexionaba: ¿Amas la vida? Pues si amas la vida no malgastes el tiempo, porque el tiempo es el bien del que está hecha la vida.

Steve Jobs decía: Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro… Vive tu propia vida. Todo lo demás es secundario.

Si dejas que pase el tiempo sin hacer nada, pronto te darás cuenta de que sólo vas a vivir una única vez (Anónimo).

El tiempo es la divisa de tu vida. Es la única divisa que tienes, y solo tú puedes determinar cómo será gastada. Sé cuidadoso y no permitas que otras personas la gasten por ti (Carl Sandburg).

Un hombre que se permite malgastar una hora de su tiempo no ha descubierto el valor de la vida (Charles Darwin).

Mi propuesta es entonces: Establecer metas claras para una vida de calidad. Regreso la parte medular de esta reflexión: la vida, nuestra gran oportunidad; el mayor regalo… tu vida

Es tu deseo de vivir el que justifica los esfuerzos para:

Establecerte metas y alcanzarlas,
Aprovechar el tiempo y
Concebir hábitos de eficacia.

 

¡La decisión es tuya!

Las metas definen los tiempos y no al revés; la vida es un todo para lograr calidad humana, plenitud y equilibrio. No se puede transitar en un solo carril, concentrar en una sola meta; demasiado de lo mismo puede destruir el gusto por la vida; por ello la vida es el mejor regalo; la mayor oportunidad de establecer metas equilibradas en:

Amor y vida sexual.
Trabajo y dinero.
Descanso y meditación.
Amistad y sociabilidad.

Pero esto lo abordaremos en otra oportunidad, no sin antes meditar sobre el pensamiento de Mahatma Gandhi: Un minuto que pasa es irrecuperable. Conociendo esto, ¿cómo podemos malgastar tantas horas? 

 

¿Cuáles son sus metas personales? ¿Cuáles son las metas de una empresa? ¿Por qué debemos tener metas?

El Desarrollo Organizacional ofrece herramientas indispensables para trabajar con metas claras y buen manejo del tiempo.

¡Hasta la próxima!