Guadalajara, Jal. Mx., // //
Éntrele al crowdfunding, es como las tandas, pero moderno
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Éntrele al crowdfunding, es como las tandas, pero moderno

Ahora hay que estar a la moda en todo y como ya todos tenemos que hablar otro idioma aparte de la lengua materna, pues también debemos estar al tanto en la nueva terminología extranjera y es por ello que hoy hablamos del crowdfunding, que creo es muy parecido a las plataformas fintech que ya funcionan en México.

 

Mire, para entenderlo más fácil hay que recordar cómo, no hace tanto tiempo, un micro empresario o emprendedor, para poner en marcha su negocio -y no tenía acceso a préstamos bancarios- recurría a la familia e incluso a las famosas tandas, en donde la persona aportaba una cantidad cada cierto periodo de tiempo y le entregaban recursos que le ayudaban, como en este caso, a poner un negocio.

 

Pero con eso de la llegada del internet, se han abierto nuevas alternativas, como es precisamente el caso del crowdfunding.

 

El crowdfunding o micromecenazgo, en castellano, es una red de financiamiento colectiva, normalmente online, que a través de donaciones económicas o de otro tipo, consiguen financiar un determinado proyecto a cambio de recompensas, participaciones de forma altruista.

 

Los proyectos para los que se utiliza el crowdfunding como fuente financiera, pueden ser muy variados: desde proyectos musicales o artísticos (conseguir dinero para un película o un corto) hasta campañas políticas, pagar deudas, creación de escuelas o nacimiento de empresas, entre otros.

 

El funcionamiento del micromecenazgo depende del tipo de crowdfunding que haya seleccionado. No obstante, estos son las fases principales:

 

El emprendedor envía su proyecto, o su idea de empres,a a una plataforma de crowdfunding, que suele ser online, para ser candidato al financiamiento.

 

Para que se pueda valorar su proyecto indica: una descripción del mismo, qué cantidad necesita, cuánto tiempo hay para recaudar lo que necesita, tipo de crowdfunding a elegir, etc.

 

Valoración del proyecto: la comunidad o la propia plataforma valora el interés del proyecto.

 

Se publica en la plataforma el proyecto por el tiempo indicado en la candidatura. Es el período de tiempo de que dispone la gente para invertir.

 

Durante el tiempo que esté público, se promociona al máximo para conseguir los recursos.

 

Es muy similar a lo denominado empresas Fintech, pero ahora con un nombre más moderno. Creo.