Guadalajara, Jal. Mx., // //
Jóvenes váyanse a Estonia y a Canadá a estudiar. Les cuento
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Jóvenes váyanse a Estonia y a Canadá a estudiar. Les cuento

Jóvenes estudiantes universitarios les tengo una gran noticia. No la desperdicien, porque en estos tiempos quien no se va al extranjero a estudiar, ya está pasado de moda. ¿Qué es esto? Bueno eso es lo que les voy a contar.

 

Fíjense que en Guadalajara existe una fundación diferente a las demás. Es la Fundación De Alba-Razo (DAR), que desde hace algunos años se dedica a enviar jóvenes estudiantes a países como Canadá y Estonia a estudiar y capacitarse.

 

En la gran mayoría de los casos es gratis. La fundación, a aquellos jóvenes que se inscriban en proyectoadn.org, les realiza un estudio socioecómico y en ocasiones pagan tres mil pesos, por decir algo, de un viaje y estancia de más de 300 mil pesos.

 

Y eso no es todo. Les dan su mesada. Claro que tienen que saberla administrar para llegar a fin de mes con dinero. Los instalan en casas de asistencia, en donde desde luego tienen que cumplir las normas, como las horas de comida y de llegada.

 

En DAR tienen una mentalidad fuera de serie. Mandan a los jóvenes en pleno invierno a lugar en donde las temperaturas son bajos cero. Desde allí empieza el cambio, porque los enseñan a sortear los retos de la vida. A saber vivir por su cuenta en lugares distintos a los que están acostumbrados. A hacerse responsables de sí mismos.

 

Los apoyan, incluso antes de irse, con la capacitación de los idiomas inglés y francés, porque hasta el agua no la van a pedir en español.

 

En el extranjero los certifican para conocer cómo las asociaciones civiles pueden bajar recursos internacionales para sobrevivir y ayudar a los que menos tienen. Regresan a Guadalajara y por un tiempo esa es su responsabilidad.

 

Es algo muy importante sobre todo ahora que el Gobierno de México retiró apoyos a las asociaciones civiles.

 

Entonces, chicos, a volar! No lo piensen mas