Guadalajara, Jal. Mx., // //
Alcances y Limitaciones de los Team Buildings
0 Comentarios Por
Fundador y Presidente del IMDO, A.C.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Alcances y Limitaciones de los Team Buildings

En este ensayo pretendo precisar, desde mi muy particular punto de vista, las ventajas y desventajas que los eventos, tan de moda hoy en día, denominados “team buildings” (literalmente traducidos como talleres para la construcción de equipos) reportan a las empresas.

 

De entrada me parece necesario señalar que hoy día, desde hace varios años, este tipo de entrenamientos ha generado un furor muy especial en muchas empresas que le han apostado e invertido buenas sumas de dinero, a capacitar a su personal en estas lides.

 

Para quienes no están familiarizados con este tipo de eventos, puedo puntualizar de manera general algunas de sus principales características. Se trata de un evento con diferentes duraciones, desde unas horas hasta dos o tres días inclusive, fuera de las instalaciones de la empresa, preferentemente en algún lugar jardinado, al aire libre, donde se puedan llevar a cabo diferentes dinámicas “outdoor” integrativas de equipo. 

 

Desde luego participan por lo regular los miembros de los equipos naturales, incluidos los jefes o quienes tienen autoridad. Es altísimamente recomendable que el evento sea facilitado por un asesor o consultor externo (muchos de ellos con certificaciones ad hoc)  a la empresa u organización, quien de acuerdo al diagnóstico o necesidades propias del equipo y de la misma empresa diseña una serie de dinámicas en las que se involucrarán todos los participantes al evento.

 

Todas las dinámicas tienen un plan de acción muy específico, que incluye el objetivo, la duración, la acción misma de la dinámica  y un espacio de reflexión por lo regular al término de las mismas donde los participantes, coordinados por el facilitador, exponen sus principales aprendizajes, y por último los correspondientes compromisos, espacio donde los asistentes hacen votos y promesas de aplicar lo aprendido, durante el evento, a su realidad cotidiana. 

 

Como facilitador de este tipo de capacitación y además conocedor de las experiencias de varios colegas que se dedican a ello (y que económicamente les va muy bien con este tipo de servicios) puedo afirmar que algunas de sus principales bondades se pueden enumerar como sigue:

 

- Generan una buena dosis de motivación en los participantes.

- Aportan aspectos significativos que abonan a la sensibilización o conciencia acerca de la necesidad de trabajar en equipo.

- Propician una mejor integración y conocimientos entre los miembros que asisten y participan en ellos.

 

Naturalmente las tres ventajas señaladas no son las únicas y sólo son algunas de las más importantes.

 

En contraparte, entre algunas de las más representativas limitantes o desventajas de los “team buildings” se encuentran:

 

- La misma motivación que durante el evento se generó, acaba por extinguirse a los pocos días después de que se terminó el evento. Esto quizá se deba a que una vez re-ubicados en la realidad del trabajo cotidiano los empleados se dan cuenta de que cambiar de verdad los paradigmas y las conductas propias y los de los demás compañeros, incluido el jefe(a) no se puede lograr con tan sólo unas pocas horas de entrenamiento; porque este cambio sólo se puede generar si se cambia la cultura organizacional o algunos de sus elementos.

- Esta situación anteriormente descrita puede ser contraproducente ya que afecta directamente al ánimo y la moral de las personas quienes acaban por pensar que el evento de team building fue una experiencia fascinante, pero que difícilmente se puede implementar día con día en la realidad del trabajo; lo que quizá pueda generar el llamado efecto “vacuna”.

- En el ánimo de los empresarios o directivos se puede generar la frustración o decepción al ver que en el trabajo cotidiano la energía, motivación y compromisos que se generaron en el team building se diluye irremediablemente.

- El dinero invertido en esta capacitación finalmente se convierte en un gasto con muy pocos resultados.

 

Naturalmente no denuesto este tipo de entrenamiento porque como dije líneas arriba yo mismo lo he facilitado y lo facilito en diversas empresas; sólo que cuando esto sucede intento ser muy claro con quien me contrata señalándole precisamente las citadas desventajas. Aludo con frecuencia a la imagen de un iceberg comentando que el “team building” es sólo la punta del mismo; que es muy importante realizarlo, pero que hay que trabajar a mayor profundidad para lograr cambios sustantivos.

 

¿Qué hacer entonces?

 

En principio llevar a cabo el “team building”, pero a partir de los compromisos generados al final del mismo, llevar a cabo un plan amplio, detallado y agresivo para que lo aprendido y reflexionado durante el evento se pueda ir “aterrizando” u operativizando en la realidad cotidiana del trabajo y con las situaciones y problemas ordinarios. Y aquí es donde se tiene que hablar necesariamente de intervenciones de equipo, desde la óptica del Desarrollo Organizacional, que por lo regular son programas de trabajo de consultoría de duración media; es decir no se puede transformar sustancialmente la cultura de una organización, en particular para el trabajo en equipo, en sólo unas cuantas horas sino en un programa de trabajo de más larga duración.

 

Entre algunas de las intervenciones, que el portafolio de Desarrollo Organizacional ofrece para estos fines, tenemos el coaching de equipos y la consultoría de procesos; dos herramientas primas-hermanas que ofrecen alternativas reales a las empresas para transformar de veras la cultura organizacional del trabajo en equipo.