Guadalajara, Jal. Mx., // //
También en los pueblos tienen que digitalizarse
0 Comments By
aura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
También en los pueblos tienen que digitalizarse

Me van a decir que no haga recomendaciones, porque si en la ciudad no se modernizan, menos en los pueblos. Es que algunos empresarios tapatíos traen la Revolución 4.0 sólo de los dientes para afuera. Nada de actuar. La pura “declaracionitis”.

 

De verdad ni siquiera los he escuchado que conozcan, por ejemplo, la palabra “intraemprendimiento” y menos creo que sepan su significado, que es – según lo que nos dice Laura Restrepo Vélez- el acto de llevar adelante una actividad emprendedora al interior de una organización existente con el fin de fomentar el empleo y la competitividad.

 

Ser intraemprendedor significa comportarse como un emprendedor mientras se trabaja dentro de una empresa, donde hay personas que pueden transformar la idea en un nuevo negocio.

 

El concepto de intraemprendimiento fue introducido por el investigador Gifford Pinchot en 1985 para referirse a la persona que innova, que crea proyectos, nuevos productos o modelos de negocios dentro de la propia empresa en la cual está laborando. Esta acción está relacionada con la innovación en la estrategia de un producto o servicio, al lanzamiento de una nueva unidad de negocio o gama de productos, al desarrollo de nuevos productos o nuevos atributos de este.

 

Si abrieron un poco su mente verían los enormes beneficios que traería a sus bolsillos permitir esta actividad.

 

Pero como les decía, si no lo hacen en la ciudad, en los pueblos el retraso es mayor. Triste caso porque en el primer mundo no sucede así. Muchos empresarios del interior de Jalisco les tienen miedo a las nuevas formas de manejar una empresa, de innovar, piensan que si lo hacen, su talento va a desmerecer. Lo que pasa es que están mal informados.

 

Con excepción de universidades en el interior de Jalisco, como en la Región Valles que los jóvenes sí han innovado, en el resto viven todavía en el siglo pasado, cuando a estas alturas ya debemos pensar en el siglo XXII y XXIII.

 

Pero sí estoy equivocada, que mucho me gustaría, aquí tienen este espacio para dar a conocer sus creaciones que llegan a hacer el bien a la humanidad en todos sus sectores.