Guadalajara, Jal. Mx., // //
Los trabajos del futuro: curador personal de contenidos; terapeuta de desintoxicación tecnológica y más
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Los trabajos del futuro: curador personal de contenidos; terapeuta de desintoxicación tecnológica y más

Innovarse o morir, es la realidad. La revolución 4.0 no viene, ya está aquí. Lo triste del caso es que a los tapatíos (empresarios), parece realmente no interesarles, porque no asisten a eventos en donde sí se presentan las realidades y las soluciones a las mismas.

 

Triste es que dejen de lado, tal vez por no pagar un boleto que les cuesta menos que una cena de las que acostumbran, conferencias de gran utilidad, que les dicen con precisión lo que está pasando, como que hay robots que contestan los teléfonos de las empresas y otros que hasta crean música clásica y poesía.

 

Parte de esta gran realidad se presentó en el evento de Inspiring Innovation, que organizó el CEO de Incipio Venture y Prisma International Consulting, José Luis de Alba González, un empresario que sí piensa diferente y global y que además comparte conocimientos e invierte en los emprendedores. Pocos lo hacen y muchos presumen que lo hacen pero no es real.

 

Uno de los conferencistas fue Óscar López, un genio tapatío que debemos presumir. Allí señaló que por ejemplo varios puestos de trabajo están en riesgo, entre ellos citó al de contador y curiosamente también al de community manager que nació no hace mucho, pero ya va a quedar obsoleto.

 

Óscar López citó algunos puestos del futuro: experto en Hackschooling, que es un nuevo concepto que plantea cambiar la educación como la conocemos hasta ahora para ser feliz y desarrollar una creatividad que la escuela, tal como está planteada, no permite.

 

También está el de terapeuta en desintoxicación tecnológica y aqui “ya me ví”.

 

El terapeuta es un profesional con gran conocimiento de materias ligadas a la psicología y las nuevas tecnologías, así como las consecuencias de su uso, que será el encargado de intentar lograr un vínculo más saludable entre el paciente y el mundo digital.

 

Otro puesto del futuro es el de desorganizador corporativo, que responde a una tendencia que empieza a aflorar de la mano de las jóvenes start-ups, que impulsan ideas novedosas, frescas y desenfadadas, y que comienza a contagiar a las empresas más tradicionales. Y es que su fórmula -carente de estructuras jerárquicas o de rigideces contrarias al cambio- parece ser la ideal para adaptarse a los vertiginosos e inestables tiempos actuales.

 

De la que se perdieron empresarios tradicionales tapatíos. Hay que dejar de lado la apatía y la 4.0 los absorberá más que un agujero negro.