Guadalajara, Jal. Mx., // //
Los abucheos y el grito de…eeeeehhh PU…
0 Comentarios Por
Carlos Brambila N. Director – Editor de Axópolis.com
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Los abucheos y el grito de…eeeeehhh PU…

Es el tema de moda, imposible no comentar algo al respecto. La reciente visita a Jalisco del presidente López Obrador, lo volvió a poner en la mira de la opinión pública y por supuesto de los medios de comunicación: los abucheos a los gobernadores en las visitas presidenciales.

 

Pero ahora, más que abucheo al gobernador Alfaro, fue competencia, a ver quien gritaba más fuerte a favor de uno o de otro. Y a final de cuentas, se pierde la atención general y se destacan más los gritos a favor o en contra, que las noticias que de ahí surgen.

 

Por ejemplo, en Encarnación de Díaz se anunció el precio de garantía de la leche, pero también se dio a conocer que se disminuiría la importación de leche en polvo pues se comercializan productos que se ostentan como elaborados con leche y en realidad son mezclas, este es un viejo anhelo de los productores de leche de la Región de los Altos, para ellos este anuncio es en verdad importante. Lo ahí dicho, tanto por el gobernador Enrique Alfaro, como por el presidente López Obrador, era en verdad importante.

 

Y del evento en Guadalajara con el presidente, más allá del abrazo del gobernador Alfaro y el Dr. Lomelí, lo trascendente fue la reiteración del compromiso del presidente López Obrador a concluir la Línea 3 del Tren Ligero, una nota de primera plana y hasta le puso fecha: diciembre 2019, pero… estábamos distraídos a ver quien gritaba más.

 

Abuchear a alguien en un evento presidencial, no beneficia a nadie, de hecho le resta importancia a lo que ahí se anuncia y trivializa los actos presidenciales, me da la impresión que es algo así como aquél célebre de ..eeeeehhh pu..(todos a gritar), por más que se exhortó a la afición, la FIFA multó a la Federación Mexicana de Futbol y todos los esfuerzos que se hicieron,  la muy distinguida porra mexicana internacionalizó el famoso gritó y lo llevó a canchas mundialistas.

 

El furor ha perdido fuerza y aunque todavía se escucha en algunos estadios mexicanos, simplemente, pasó de moda, así que esperemos que la moda de abuchear a gobernadores también pase de moda y pronto, porque les aseguro que por más que se trate de persuadir a los asistentes a los eventos presidenciales, no se callara fácilmente a la ínclita tribuna.