Guadalajara, Jal. Mx., // //
Hoy México nos necesita a todos
0 Comentarios Por
Carlos Brambila N. Director – Editor de Axópolis.com
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Hoy México nos necesita a todos

El papel y la responsabilidad que tienen los organismos cupulares empresariales, se demostró plenamente en su reciente postura ante el desabasto de gasolina en Jalisco, sin duda el combate al huachicol es muy importante, pero la economía y sus repercusiones en la sociedad eran ya insostenibles. Irónicamente, por esos días, nuestro estado perdió un gran impulsor de estas instituciones.

 

Ha fallecido uno de los grandes forjadores de la cultura empresarial en Jalisco, Don Enrique Varela Vázquez; ampliamente conocido por su labor como director de la Cámara de Comercio de Guadalajara durante 33 años, de 1956 a 1989. Hombre discreto, prudente, educado, amante de las artes, la historia, la literatura y en general de las disciplinas conocidas como humanidades; su amplia formación lo llevó a la presidencia de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística, de 1994 a 1995. Impulso la fundación dentro de la CANACO del Instituto Dávila Garibi, dedicado a la investigación en diferentes rubros.

 

Su compromiso con la sociedad jalisciense lo llevó a promover el Consejo de Colaboración Municipal, precursor del modelo de gobernanza y la Oficina de Visitantes y Convenciones, seguro de la importancia del turismo en la entidad.

 

Don Enrique asesoraba y aconsejaba a varios organismos empresariales, demostrando su gran visión, en una época en la que el management, las escuelas de negocios y en general, la cultura empresarial en nuestra ciudad, estaban en pañales; él se movía con prestancia en diferentes esferas y servía de enlace entre gobiernos, empresas y organismos intermedios; gracias a su intuición, fue un visionario que tenía perfectamente claro el rumbo y el papel que debían desempeñar cámaras y asociaciones y su responsabilidad ante la sociedad.

 

Pero por sobre todas las cosas, se puede asegurar que Don Enrique fue el modelo a seguir de todos aquellos que ocuparon y han ocupado el difícil cargo de director de un organismo empresarial, pues ha habido y hay actualmente magníficos ejemplos de rectitud, eficiencia y que ofrecen magníficos resultados a sus organismos y cúpulas. Pero también los hay y ha habido quienes se sostienen por un tiempo, hasta que sus mentiras y embustes son descubiertos y van por allí de tumbo en tumbo, perjudicando a mucha gente de quienes se sirven, pero que tarde o temprano, su karma los alcanza.

 

Hoy en día, las cúpulas empresariales y las cámaras se encuentran en un punto de inflexión, el 1 de enero de  1997 entró en vigor la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, en ella se suprimió la obligatoriedad a que las empresas estuvieran afiliadas a las cámaras de cada uno de sus sectores, como bien sabemos los mexicanos no somos muy proclives al asociacionismo, antes de afiliarse a alguna cámara o asociación nos preguntamos ¿Y que voy a recibir a cambio?

 

En vez de dar, ponemos por delante el recibir, solo como ejemplo: un estudio reveló que los empresarios norteamericanos pertenecen en promedio a seis organizaciones de carácter empresarial, profesional, social o cultural.

 

Hoy por hoy es un buen momento para recordar la frase de John F. Kennedy en su Toma de Posesión como Trigésimo Quinto Presidente de los Estados Unidos de América el 20 de enero de 1961: No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta lo que tú puedes hacer por tu país”

 

Y créanme, hoy México nos necesita a todos.