Guadalajara, Jal. Mx., // //
Se puede hablar bien de Jalisco sin decir mentiras
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Se puede hablar bien de Jalisco sin decir mentiras

Todos los días y desde hace mucho tiempo, leo y escucho a gente conocida y desconocida quejarse mucho de Jalisco y aquí viven. Es cierto que en los últimos años el gobierno ha perdido la lucha contra la inseguridad, que también es causada por la falta de oportunidades para muchos jóvenes.

 

Sí, es verdad que Jalisco es líder en creación de empleos, pero la realidad es que en su mayoría son mal pagados y en ocasiones hasta sin prestaciones. Este punto aunado a que los valores se han perdido, hace que los jóvenes prefieran el dinero fácil, aunque mueran pronto. Triste realidad.

 

Bueno, pero el punto es que también tenemos muchas cosas que presumir en Jalisco. Es más, cada zona del estado tiene cosas muy hermosas que en ocasiones hasta las esconden, porque quieren convertirse en ciudad y acabar con sus bellas tradiciones que sí les atraerían mucho turismo, nacional y extranjero.

 

En Guadalajara tenemos, aparte de la importancia del sector productivo en el que la gente se puede desarrollar, hay lugares hermosos y que no tomamos en cuenta, que son bellos y que tienen historia, pero los hacemos menos.

 

Que bueno sería que hay que quiera emprender, tenga la idea de realizar en la ciudad una ruta por los templos antiguos y explicar sus historias y hasta sus leyendas. Tampoco a una ruta de las artesanías, que aparte de que tendría una buena recepción, ayudaría a las pequeñas empresas que se dedican a este actividad. Como quien dice, se matan dos pájaros de un tiro.

 

Si vamos por la rivera de Chapala, hay una zona de pueblos antiguos, de tiempos de la evangelización, en donde sus torres son pequeñas y a la entrada están los "camposantos”. Son unas verdaderas joyas de la historia que nadie les hace caso, ni para visitar, mucho menos para promover.

 

¿Qué tal la ruta de las frutillas?, que aparte de conocer su proceso de cultivo, desarrollo y comercialización, también sería un negocio muy atractivo, pero a nadie le interesa.

 

Tal vez no interesa porque siempre lo que tenemos son noticias negativas, que claro, tampoco hay que esconderlas, porque son una realidad, pero ¿qué nos cuesta presumir tantas cosas hermosas que existen en Jalisco?