Guadalajara, Jal. Mx., // //
Qué creen que es mejor tener ¿felicidad o paz?
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Qué creen que es mejor tener  ¿felicidad o paz?

Ahora quiero compartirles algo que aprendí en esta semana con la ayuda del mejor paciente que he tenido hasta ahora: Don Prisci, un gran señor que como él dice, de casi 90 años.

 

En la consulta Psico-Geriátrica, que es la que se brinda al adulto mayor, puede uno encontrarse desde con el paciente muy enfermo, o con el que no habla porque no quiere o no puede, con el que está deprimido, con el que se siente solo y abandonado, con el que ya no tiene ganas de seguir viviendo  o,  hasta con el alegre, de buen humor y ocurrente, respetuoso con la vida, con el café y con el buen comer pero lo mejor de todo, dándose el lujo de filosofar en cada sesión… ese es Don Prisci mi mejor paciente, el de cada semana desde hace muchas semanas, un señor que gracias a sus hijos y a la atención medica propia de su edad, goza de una buena calidad de vida y que a veces me recuerda al personaje de un libro que leí y que después crearon una película, que por cierto recomiendo que la vean  “Martes con mi viejo profesor”.

 

En la sesión pasada le pregunté: Don Prisci ¿qué cree que es mejor en la vida, tener felicidad o tener paz?  Casi sin pensarlo me dijo: “Pues yo creo que la felicidad, pero de pronto reaccionó diciendo … ¡pero no, no, no!  La felicidad no, pues requiere de muchas cosas que no siempre están al alcance de uno para tenerla, y me he dado cuenta que aunque se tuvieran, no somos felices;  yo creo que es más importante tener paz, pues aunque no haya juventud, títulos, dinero, salud etc. teniendo paz estamos bien, además creo que la paz llama en ratos a la felicidad,  y no crea que la paz se consigue solo con el silencio o la tranquilidad”   Y volteando a su alrededor detiene su mirada en cada detalle que encuentra y dice: “debe haber algo de movimiento… animales, plantas, aves, gente, amigos, todo eso vivo que genera vida y que por supuesto ahí nos surge la paz…”

 

Claro que estoy de acuerdo y me retiré reflexionando que la paz es parte de la naturaleza del espíritu, es herencia para los creyentes cuando recordamos “Mi paz os dejo mi paz os doy”, es un buen deseo para el amigo, para el familiar, para el desconocido o para el que se va… 

 

Esa paz tan importante que debemos tener y compartir, en la calle con los demás,  en el trabajo, en  el ir y venir cotidiano, al cruzar la mirada con un desconocido en lugar de competir o de reclamar un espacio, esa paz tan valiosa que al menos yo no le había dado la importancia que tendrá en mi vida, en mi ser y en mi hacer día a día.

 

Los invito a reflexionar y recordemos lo que un día el Benemérito de las Américas proclamó: “Entre los individuos, como entre las Naciones; el respeto al derecho ajeno es la paz”.