Guadalajara, Jal. Mx., // //
A propósito de los propósitos
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
A propósito de los propósitos

Comúnmente iniciamos el año con propósitos, ya sean los mismos del año anterior que no cumplimos o algunos que se nos ocurrieron para darle más emoción al siguiente año.

 

¿Por qué nos cuesta trabajo cumplir con los propósitos de año nuevo?

 

Yo veo dos puntos: primero, no es lo mismo que se nos cumplan los deseos que pedimos el último día del año y segundo, ¿que tanto sabemos de lo que es un propósito?

 

Sin profundizar en una definición formal, un propósito es una intención, ya sea que nos lleva a hacer algo que nos conviene o que nos lleva a dejar de hacer algo que nos está perjudicando, por consiguiente la intención de hacer o dejar de hacer, requiere de voluntad constante, he ahí el meollo del asunto: la voluntad… fortalecer la voluntad.

 

Para eso necesitamos de un objetivo y una finalidad clara a realizar, ¡ojo! no a que se realice, sino comprometernos a que se lleve a cabo de forma personal, día a día y a veces momento a momento, es por eso que nos cuesta trabajo  mantener la intención, pues nos demanda más de lo que estamos dispuestos a hacer y además si tenemos varios  propósitos, pues ya nos perdimos y no cumplimos ni uno ni otro por simples, pequeños o trillados que sean los propósitos como: hacer ejercicio, bajar de peso, leer más, estudiar un idioma, viajar, modificar una actitud, etc. etc.

 

¿Qué tal si mejor pensamos en propósito de vida y no de año?

 

Esto sí que vale cualquier esfuerzo, pues se trata del sentido que una persona le puede dar a su vida, a su existencia, a su finalidad vital, aunque a veces dependemos de las circunstancias, surgiendo grandes cambios inesperados, aun así, si tenemos un propósito de vida, éste no se pierde, al contrario nos sirve de apoyo, ya que a veces flaqueamos, perdemos el ánimo, nos sentimos frustrados, tristes, cansados y demás.

 

Lo mejor que podemos hacer para iniciar bien el año y el siguiente año y todos los años, es saber cuál es nuestro propósito de vida, darle dirección y significado, alimentar constantemente ese propósito, convertirlo en nuestra misión de vida, además de hacer dietas, y ejercicio, de leer más, y corregir nuestras conductas,  ahorrar, viajar y divertirnos, o comer más y dormir menos,  pero eso sí, evitar las actitudes que nos alejen de nuestro objetivo real y principal: nuestro propósito y sentido de vida. 


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha