Guadalajara, Jal. Mx., // //
No se haga “bolas” en las compras navideñas
0 Comments By
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Font size: Decrease font Enlarge font
No se haga “bolas” en las compras navideñas

Es muy bonita esta temporada. Ya empezó el frío y con sus debidos cuidados, hay que disfrutarlo. Es parte de la vida. Ya estamos a unos días de la Navidad, que en realidad nos recuerda el nacimiento de Jesús y hasta los ateos la celebran, pero como una mera festividad pagana e igual pasa con muchos de los que nos decimos cristianos.

 

Pero el asunto aquí no es hablar de religión, solo era parte del contexto. El problema por estas fechas es que nos volvemos locos con las compras navideñas. Queremos gastar hasta lo que no tenemos y abarrotamos los centros comerciales junto con toda la familia y los amigos. Hasta parece que van en procesión.

 

El chiste, desgraciadamente para mucha gente, es comprar y comprar. Si usan las tarjetas de crédito lo hacen hasta el límite por la emoción de las fechas y dos o tres meses después ya están todos arrepentidos, pero cada año es lo mismo. No aprendemos.

 

Eso se llama no saber traer dinero en la bolsa. Les dan el aguinaldo y se gastan en un día. Como que les quema las manos, la cartera o la bolsa. Es cierto que en donde hay niños pues sí hay que hacer compras para ellos, pero se pueden realizar desde octubre y noviembre, no a última hora.

 

Sea de día o de noche, en la ciudad ya resulta difícil encontrar un taxi desocupado, aparte de que se dan su Navidad y cobran el doble de caro y nadie les dice nada.

 

Quien recibe un buen aguinaldo, tal vez se puede cumplir un poco más caprichos, pero en realidad comprar en estas fecha resulta caro. En enero todo está en descuento y no anda tanto bandido quitando dinero o pertenencias. Claro, a veces para al empiezo del año muchos productos se terminaron, pero lo que sí es cierto es que solo hay que adquirir aquello que realmente es necesario. No es obligación regalarle a todo el mundo, aunque sean especial para nosotros. No se hagan bolas.