Guadalajara, Jal. Mx., // //
Una relación afectiva que se acaba…
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Una relación afectiva que se acaba…

En la semana me consultaron que si la tanatología se enfoca solo para resolver cuestiones de dolor por muerte, o que si también ante el dolor de una separación de pareja;  aprovecho para explicar que la tanatología asistida por la psicología, tiene un campo de acción muy amplio ya que no solo es el estudio de la muerte sino también va encaminada a darle sentido a la vida en cuanto a lo que implica vivir, es ahí donde aparece el dolor ante los cambios, las pérdidas y por supuesto ante la muerte.

 

Cuando una pareja rompe su relación afectiva, generalmente hay dolor y es saludable tener idea de lo que ocurre si no se atiende después de una separación o el rompimiento de la relación afectiva, además de reconocer que el dolor, no es privativo de lo femenino o de lo masculino y que no siempre el rompimiento es previsible. 

 

A veces una pareja se deshace abruptamente, sin que uno de los miembros ni siquiera hubiera sospechado tal desenlace, este rompimiento intensifica más el dolor en la otra persona. En otros casos no, ya que la separación se planea con tiempo, de común acuerdo y armoniosamente, previo una psicoterapia de pareja. 

 

Cualquier rompimiento, cambio o pérdida, implica abandonar lazos en nuestra vida, dejar atrás un pasado y reconocer alguna clase de equivocación por parte nuestra. Es inevitable, incluso, sentir cierta sensación de fracaso, de culpa y desolación. 


No hablo de relaciones espontaneas y circunstanciales, aunque también pudiera sobrevenir el sufrimiento y la frustración.

 

Creer que una ruptura amorosa se sobrelleva fácilmente es una ilusión, siempre hay un desgarramiento, por eso cuesta tanto concretarla ya que si por naturaleza nos aferramos a los objetos, con mayor razón nos aferramos a un ser a quien pudimos amar y con quien se compartieron ilusiones y proyectos.

 

Si una separación es inevitable, habrá que estar preparado para sobrellevar y superar el dolor que acarrea el rompimiento.


Según las circunstancias puede haber un alivio en uno de los miembros de la pareja que se separa, ya que las tensiones llegan a ser tan grandes entre dos personas que se llevan mal, que se vuelven insoportables, pero aún así durante el tiempo inmediato al rompimiento no deja de haber dolor.

 

Tener apoyo para afrontar, fortalece la decisión, para decir "basta" cuando una relación se torna insostenible, o no es conveniente para una de las partes, es sano y necesario ponerle fin.

 

Aún que el rompimiento sea para bien de ambos y pese a la madurez con que se llegue al acuerdo, se requiere pues cerrar sanamente el ciclo afectivo, con apoyo profesional para evitar crisis y consecuencias emocionales, mismas que en la siguiente entrega continuaré.

 

Las pérdidas traen buenos cambios, hay que descubrirlos.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha