Guadalajara, Jal. Mx., // //
Roberto Magallón | Independentismo burgués vs terquedad administrativa: ellos ganan, tú pierdes
0 Comentarios Por
Roberto Magallón es periodista egresado por la Universitat Autónoma de Barcelona y la Universidad del Valle de Atemajac. Llegó a Barcelona en 2012 para cursar sus estudios de Máster y Doctorado en comunicación y periodismo. Actualmente trabaja en radio y televisión como presentador y corresponsal para distintos medios, perteneció al equipo editorial fundador de Axópolis.com
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Roberto Magallón | Independentismo burgués vs terquedad administrativa: ellos ganan, tú pierdes

-  Catalunya proclama de Declaración Unilateral de Independencia.

-  España aplica el artículo 155 que cesa al Parlament y el Govern catalán.

Barcelona, 29/10/2017.- Dejando de lado las implicaciones obvias que la DUI (Declaración Unitaleral de la Independencia) y la aplicación del artículo 155 ocasionarán a corto, mediano y largo plazo en el territorio catalán; económicas (dificultades con el IBEX), administrativas (destitución del Parlament y la llegada de la vicepresidenta Santamaría como coordinadora del Govern) y sociales (división ideológica y de comunidad), por ejemplo; este artículo me permitirá una reflexión sobre lo que ha sucedido en Cataluña las semanas siguientes al pasado 1 de Octubre a partir de una perspectiva como ‘persona de a pie’ y no como reportero, pues esa mirada ya está muy vista en tantos y tantos medios con diferentes editoriales.

 

Hace unas semanas un grupo de profesores jubilados se reunieron en la FECC (Fundació Escola Cristiana de Catalunya) para discutir sobre los cambios que han experimentado la acción educativa; cambios que afectan a la construcción de la sociedad presente y futura, en materias económica, cultural, ideológica, entre otras. Los profesores coincidían que “la sociedad actual es cada vez más compleja”, idea que fundamentaban en el crecimiento del individualismo sobre el pensamiento común. Creando así una diversidad de opiniones y pensamientos que fundamentan más y más la división social y, por su parte, alimentan la necesidad de un sentido de pertenencia en comunidad.

 

Pareciera que no importa el otro; importa el Yo y el nosotros y si es cuanto antes, mejor. 


Hace unos días escuchaba a un sociólogo por la radio, lamentablemente no recuerdo su nombre; sin embargo, exclamaba que la juventud independentista –que representa una gran parte del movimiento y que, por su parte, le ha tocado vivir la cúspide del estado de bienestar español y, tras la crisis de 2008, su estrepitosa caída al último círculo del infierno de Dante, desencadenando un paro juvenil que vivió porcentajes de hasta el 45% general-, había pasado al independentismo –catalán- sin haber vivido, como muchos de sus padres, el patriotismo –español-. Claro está que la idea no puede generalizarse; sin embargo ésta sí que podría fortalecerse por el factor de la inmigración; chicos nacidos en Catalunya pero hijos de marroquís, latinoamericanos, rumanos, chinos, e incluso de otras partes de España, etcétera, que, a falta de un sentimiento arraigado hacia la “patria” de sus padres cien por ciento suya y la consiguiente crisis española, y a su vez por un sistema educativo en catalán (que me parece culturalmente correcto) podría servirse como caldo de cultivo a un futuro y ferviente nacionalismo catalán.

 

Todo ello podría facilitar echar culpas completas a la opresora España, que bien dio muestras de ello, según los libros de historia, con Latinoamérica y medio mundo más. Sin embargo, ni esa España, ni esa Catalunya, la de antaño, más allá del sentimiento, tienen qué ver con las actuales. Éstas se han construido juntas, de manera directa e indirecta. Por consiguiente, fallos y aciertos son compartidos… también con el resto de comunidades autónomas.

 

Esto no quiere decir, que España esté en potestad de prohibir y no dejar votar a un sector de su población para saber si quiere o no seguir formando parte de ella. Esto tampoco quiere decir que la constitución no pueda ser puesta en momento hacia una futura reforma que avale los referéndums. Pero sí que quiere decir que los que más pierden son los españoles, tanto gallegos, como andaluces, como vascos, como catalanes, etcétera, gracias a la división, a ese individualismo.

 

Para terminar, quisiera mencionar un término que podría, también, estar detrás de esta crisis española/catalana: independentismo burgués. Referente a la clase política (se le llama así al sector empresarial, a diferencia de la gobernante, porque es en base a éstos que se hace la política), que cuando ya no necesita del Estado, es mejor crear uno propio, y qué mejor manera que hacerlo que a cuestas de la gente de a pie, los que más pierden. Y lo mismo, desde el otro lado, no diré más ante la obviedad.


Ojalá alguna vez la división no fuera creada por ni uno ni el otro; sino por el pueblo hacia la ellos, sólo así se combatiría a este circo que, en el mundo como en Catalunya y España cada vez viene con menos pan. Mientras tanto, y en lo que respecta a mi persona: Yo como Unamuno “Contra esto y aquello”.

--


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha