Guadalajara, Jal. Mx., // //
Las amas de casa ya no aguantan los incrementos de precios
0 Comentarios Por
Laura Gutiérrez Franco es una persona que tiene cerca de 30 años de experiencia en el mundo del reporteo. Su vida ha girado en torno a este oficio. Trabajó por cerca de 26 años en el extinto diario Ocho Columnas. Fue reportera y editora, principalmente de la sección de Negocios, aunque también formó parte del grupo de investigaciones especiales. En la actualidad es reportera de Axópolis.com.
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Las amas de casa ya no aguantan los incrementos de precios

Desde hace años que en México no hay control de precios de parte del Gobierno Federal, ya que se considera una medida con tintes socialistas y como estamos ya en una economía globalizada, todo se rige de acuerdo a la ley de la oferta y la demanda.

 

¿Y eso con qué se come? Pues es muy simple. El precio de un producto se mueve en base a la demanda que exista por parte del consumidor y a su existencia en el mercado. Si hay mucho producto, aunque se compre en grandes cantidades, el precio no se eleva. Si hay poco, entonces sí se encarece.

 

Pero en realidad las cosas en este sentido están más que raras y en principio debo decir que los ciudadanos no hemos ejercido nuestro el derecho que tenemos a saber en dónde comprar y en dónde no. Cuando lo logremos, el comercio no podrá tanto encarecer los precios de los productos, especialmente los de la canasta básica.

 

Casi siempre voy al supermercado y me encuentro con amas de casa, de clase media alta, que se quejan del encarecimiento de precios. Hay jamones normales de más de 200 pesos el kilogramo y no se diga los que son de pechuga de pavo, su precio rebasa los 300 pesos.

 

No quiero mi imaginar a las amas de casa con menos recursos. No alcanza para nada y algo muy falso es que en el centro de Guadalajara todo es más barato. Me consta que hay muchos abusadores.

 

Por ejemplo el kilogramo de aguacate tiene caro más de un año. En Fresko está a 78 pesos el kilogramo, en WalMart a 68 y en el centro a 70 y 50 pesos. O sea que un kilogramo casi es un cuarto de salario mínimo al día.

 

Dicen los que saben que para que alcance para bien comer, el salario no debe ser menos a los 15 mil pesos al mes para una persona.

 

Lo cierto es que debemos enseñarnos a no comprar en donde se venda caro. Es la mejor estrategia que hay para que se logren precios más justos.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha