Guadalajara, Jal. Mx., // //
Mujer que sabe latín
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Mujer que sabe latín

Hace días tuve  la oportunidad de impartir una conferencia en un Congreso de Empresarias de toda la república mexicana. Mi tema fue “El lado humano de una empresaria”. Les hablè sobre  las actitudes personales que se necesitan para mantener el equilibrio y seguir caminando erguida en un país machista que a veces, no le perdona a la mujer el empoderamiento.

 Esta ruta cultural tan pesada llamada machismo que afecta tanto  a hombres y mujeres por igual y que nos impide progresar como ciudadanos en un país en crecimiento. Aquel viejo refrán de las abuelas, "Mujer que sabe latín, ni tiene marido, ni tiene buen fin”,  refleja creencias sexistas que están vigentes en la cultura mexicana y que tienen consecuencias negativas.

 Por una parte, afectan la posibilidad de un número creciente de mujeres educadas de formar una familia cuando así lo desean, al enfrentarse ante el dilema de elegir entre su carrera profesional y quedarse en casa. 

 Por otra parte, algunos hombres educados se pierden la oportunidad de tener una pareja con un nivel educativo similar,  con todos los beneficios que esto puede tener  y de formar una familia con mayores ingresos en donde ambos aporten al sustento familiar. 

Los hijos reducen sus posibilidades de tener como padres a una pareja con altos niveles educativos,  en donde ambos trabajen, compartan las tareas domésticas y de cuidado, en un ambiente más equitativo y democrático.

 La mujer también tiene derecho al éxito y trabaja mucho para lograrlo. Ese refrán de las abuelas,  ya  no tiene cabida hoy en día. Sin embargo, al final de mi conferencia escuché el relato de cuatro  mujeres jóvenes que escucharon mi conferencia y me confesaron estar sufriendo presión de parte de sus esposos, por estar superándose y evolucionando, a pesar de la ayuda que aportan al hogar.

 Me  dio mucha tristeza comprobar que  nada ha cambiado de mi época a estas fechas.  Las cosas siguen igual o peor.  La mujer paga altos costos por evolucionar y progresar como profesional, costos tan altos como el divorcio, abandono, infidelidad, violencia física, psicológica y social. 

Hoy en día, a mujer ya se está dando cuenta de la importancia que tiene en la reorganización del mundo y está empoderándose para seguir caminando erguida y digna a pesar de esa ruta cultural tan dañina que hemos padecido por siglos todas las mujeres del mundo.

Sólo con educación lograremos  el equilibrio y la armonía que necesita el mundo para erradicar al machismo obsoleto y tóxico que tanto daño hace a la humanidad.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha