Guadalajara, Jal. Mx., // //
Poniendo límites al amor
0 Comentarios Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Poniendo límites al amor

Me permito ahora compartir con ustedes este tema, que hace algunos años mi terapeuta me recomendó que averiguara, fue así como conocí por medio de un libro, al escritor Walter Riso y por supuesto lo busqué entre mis libros para tomar de ahí unas notas y dar cierre al tema de la codependencia, el libro lleva por titulo: Los Límites del Amor. Hasta donde amarte sin renunciar a lo que soy. 2006, 2012, Walter Riso,  Ed. Océano de México, S.A de C. V.

 

Pocas veces dimensionamos lo importante y necesario que es el tema “de poner limites”  como lo comenté en las entregas anteriores acerca de la codependencia, es primordial aún consigo mismo ponernos límites en varias de las dimensiones en las que nos movemos diariamente por ejemplo en lo económico, en la alimentación, en la diversión, en el trabajo y en las relaciones humanas y afectivas sobre todo … en el amor.

 

“Hasta donde amarte sin renunciar a lo que soy”  “¿Hagas lo que hagas, te amaré igual?”  Walter Riso.

 

Cada quien vale lo que se hace valer y es respetado según se da a respetar, cumpliendo con los limites impuestos por sí mismo y cumpliendo con las propias expectativas, ya sea actuando de forma libre o aceptando la esclavitud en la relación, a sabiendas de que nadie  es victima ni del amor ni de la otra persona a no ser que se le ceda el control.

 

Poner limites no es dejar de amar, pero ¿acaso este amor es mi principal fuente de realización?  O se me esta convirtiendo en una obsesión a la cual no soy capaz de manejar como debo hacerlo.

 

Me gustaría decir:  “Te quiero porque me quiero a mi, despertar, para evitar el mal manejo del amor, de la relación, y poner todo en su lugar, lo económico, lo afectivo, lo sexual etc. acomodarlo a una vida digna, práctica e inteligente, a una forma justa de relacionarnos y amarnos sin que implique destrucción y tantas complicaciones que destruyen la confianza, el acercamiento, las expectativas, el cariño, el respeto, la pasión, el placer etc.”

 

Ciertamente no se tiene el poder del desenamoramiento a voluntad pero si se puede dejar de magnificar el amor, alejarse de una relación afectiva destructiva, así sea con esfuerzo y dolor, con autocontrol y sufrimiento útil,  con lucidez práctica, dejar ese amor aun cuando se dice “creo que te amo, pero te dejo” pues no conviene seguir, mientras no se va a ningún lado juntos, cuando no hay compromisos ni acuerdos, objetivos claros, ni propósitos de vida, o si los hay no se respetan. 

 

El amor ya no justifica ni valida el vínculo, debido al costo psicológico, moral, físico y social, se va perdiendo la congruencia y la conveniencia, es ahí el momento de ponerle límites al amor.


Suscribirse a alimentadores (feed) de comentarios Comentarios (0 publicado)

total: | mostrando:

Publicar tu comentario

Por favor introduce el código que ves en la imagen:

Captcha